Cómo hemos cambiado... y cuánto hemos ingresado

  • De Monreal a Antunes, 21 futbolistas que han dejado casi 70 millones con opción a 14 más

Hay sueños efímeros que permanecen vivos en la memoria para siempre. Para la posteridad quedarán las charlas de aquellos malaguistas que fueron a Dortmund, Oporto o Milán. Con o sin el dolor de cómo llegó la eliminación, será muy complicado que en próximas temporadas el Málaga les dé un recuerdo mejor que compartir. Pasarán los años y se hablará del infame Craig Thomson, de cómo Santa Cruz bajó de los cielos para eliminar al Oporto o del debut espectacular de Isco ante el Zenit. Sin embargo, la gestión institucional que se ha hecho de ese sueño más bien parece la de una empresa dedicada a borrar recuerdos. Porque ni siquiera han transcurrido dos años desde ese glorioso episodio y los indicios que permanecen en la plantilla son bien pocos. La reciente venta de Antunes se llevó a otro de los protagonistas de aquella insólita aventura. Antes ya se había marchado Roque, dejando a Duda como el único superviviente en la plantilla que sabe lo que es marcar en la máxima competición continental vistiendo la elástica blanquiazul.

Únicamente quedan siete futbolistas de ese Málaga de leyenda. Kameni, Sergio Sánchez, Duda, Weligton, Recio, Camacho y Juanmi permanecen como cordón umbilical de aquella colección de partidos inolvidables.

De este escaso catálogo que sigue pisando el verde de La Rosaleda, dos de ellos abandonaron aquel plantel en el mercado invernal en busca de minutos, Recio al Granada y Juanmi al Racing. Del resto, cabe destacar de todos menos el guardameta camerunés fueron titulares en la fatídica noche del Westfalenstadion. Los otros componentes han ido abandonando la entidad de Martiricos, incluido el técnico, bien libres o bien traspasados. ¿El motivo? Sin el dinero del jeque, el volumen salarial del equipo de Pellegrini era insostenible para la actual gestión del club y su supervivencia.

En base a esa argumentación, contrastada por números y hechos, el Málaga ha sufrido una transformación institucional espectacular en apenas año y medio. Del "necesitamos vender" de aquel verano, al "nos remitimos a la cláusula" de este periodo invernal, no ha llovido tanto, pero sí se ha vendido mucho. Se ha cambiado la palabra "inversión", por la de "autosuficiencia", repetida hasta la saciedad por Vicente Casado y la de "consolidación", estrenada por Husillos en su última comparecencia para referirse al punto en el que se encuentra la política deportiva del club.

Eso sí, el club ha sabido sacar buena tajada del paso por la Liga de Campeones. Los 14 traspasos efectuados han dejado en caja una cantidad aproximada de 68.8 millones. A ellos hay que añadir las variables que existían en los traspasos de Monreal, Toulalan, Isco, Caballero, Eliseu, Portillo y ahora también Antunes, que podrían llegar a dejar en caja hasta 14 más. Es decir, que el drástico proceso de austeridad que cambió el Málaga más ilusionante a la actual versión que busca la autosuficiencia podría llegar a dejar en caja hasta casi 83 kilos.

De Monreal a Antunes. 21 salidas que deformaron al equipo que escribió las páginas más doradas del fútbol malagueño. La herida, ya cicatrizada pero igual de dolorosa, y el remozamiento de la plantilla, han alejado en el tiempo una hazaña que será eterna. No parece que fuera ayer, pero ni dos años separan aquel cuento de este que intentan escribir los chavales que lloraron delante del televisor ante el frustrante descuento de Dortmund.

Los Samus han cogido el testigo. El Málaga camina hacia el saneamiento económico con cierta tranquilidad en una parcela deportiva que no ha dejado de sufrir terremotos desde entonces. Da miedo hablar de estabilidad, y se esboza una sonrisa cuando se piensa en Europa. Año y medio después, los números dicen que aquel Málaga valía casi 83 millones, pero no queda un sólo aficionado sin saber que lo que hicieron vivir, jamás tendrá precio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios