unicaja

El cambio continúa

  • La salida de Rafael Jiménez tras dos décadas como gerente de la entidad es un paso en la profundísima renovación emprendida en el Unicaja en el último año

Comentarios 2

El último día en la oficina de Rafael Jiménez fue ayer. Tras 21 años como gerente del Unicaja, con un paréntesis de una temporada (1991/92) en la que ocupó el mismo cargo en el extinto Club Deportivo Málaga, se extinguió su relación. Es una muestra más del radical cambio que se está gestando en el seno del club, con la prejubilación de una persona clave en el organigrama de Los Guindos, la cara visible en las oficinas. De aquí a final de temporada se terminará de cuadrar la nueva estructura del club. El lavado está siendo profundo.

Apenas un consejero, Juan José Navarro, resiste en la cabina de mando del club con respecto a finales de la campaña pasada. Se prescindió del director general y deportivo, se redujo de siete a cinco el número de consejeros y el cambio se extiende al gerente, a las oficinas del club, donde se gesta su día a día operativo. Son tiempos de cambio, auspiciados desde la Caja. Eduardo García, presidente, y Óscar García, oficialmente vocal pero con un peso muy alto en la toma de decisiones y las negociaciones, son los que operan. Ángel Bordes, en el organigrama oficial del club asesor jurídico, hace labores propias de director general. El reajuste es progresivo pero implacable.

Es un momento de inflexión en el club, no sólo sobre la cancha. El equipo ha conseguido enderezar el rumbo con cuatro victorias consecutivas. Se puede ayudar o poner bases, pero al final casi todo depende de que la pelota entre o no. Y ahora hay un poso mayor de tranquilidad. Pero tras los primeros meses en el cargo, Eduardo García ha metido el bisturí para potenciar aquellos segmentos del club que considera mejorables y potenciables. Llegarán más cambios a la cantera, se ha decidido continuar con un filial, no se sabe aún si en Adecco Oro o Plata. Hoy hay un partido trascendental para lograr la salvación deportiva. La viabilidad económica está en estudio.

Con Rafael Jiménez se marcha una de las personas que contribuyó a hacer grande al club. Era una de las pocas personas que quedaba en la entidad de la era de la fusión del año 92. Persona afable y cordial en el trato, se marcha después de haber tenido a ocho presidentes, ocho entrenadores y cientos de jugadores, tanto en el primer equipo como en la cantera. "Ahora me dedicaré a disfrutar del baloncesto con tranquilidad desde mi asiento de abonado e igual con tiempo escribo un libro", decía ayer en laCadena Ser. Tendrá ahora tiempo también para ir con más frecuencia a las playas de Bolonia, su lugar favorito, y para dedicarse a la Fundación Proyecto Hombre, en la que está muy involucrado.

Tiempos de cambio, pues, que se llevan por delante a personajes emblemáticos del club. Pasaron Juanma Rodríguez, 16 años en la dirección deportiva, tres ex presidentes salieron de una tacada del Consejo el pasado mes de febrero, la línea parece ser apostar por un técnico de distinto perfil a los grandes nombres de la última década, se negocia con nuevas empresas para que se involucren en el proyecto... Más adelante será tiempo de valorar la idoneidad, la oportunidad y el acierto de los cambios. Otra cosa no, pero no se le puede acusar de inmovilismo al nuevo Consejo de Administración. El futuro dirá si fueron para bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios