El 'casting' de Fitch y Payne

  • Los dos norteamericanos compiten por un puesto para la próxima jornada de ACB y para el futuro

Chus Mateo profesa gran admiración por Gerald Fitch, le ha defendido a capa y espada, ha dado la cara por él. Le agradece mucho su aparición el año pasado en una situación límite a la que él contribuyó de manera decisiva a salir. Pero la confianza no es infinita y el pobre rendimiento del escolta, sólo con algún pico alto, está costando caro al equipo. Y ya no es intocable.

Fitch es un hombre con un papel básico en los esquemas del equipo. Genera juego con su 1x1, es de los pocos jugadores capaces de fabricarse un tiro y ganar espacios. Su sueldo no es muy elevado, no obstante. Está a punto de recibir el pasaporte albanés pero, paradójicamente, ahora está en su peor momento en Málaga. Darden ha vuelto a un buen nivel tras dos meses parado y hay otro jugador que ha rayado a buen nivel cuando se le ha requerido, Mark Payne. Pero, claro, no en ese nivel de máxima responsabilidad que tiene Fitch.

Payne y Fitch afrontan una especie de casting hoy en Siena. El viernes, Chus Mateo decidirá si viaja uno u otro (si antes no llega el pasaporte albanés) a Valladolid. "Cuando los resultados son buenos se puede tener más paciencia", aseveraba Mateo tras la derrota ante el Blusens. Ahora se encadenan malos resultados y hay menos aguante. El rendimiento en pista, no tanto el trabajo en los entrenamiento, aumenta su cotización a la hora de juzgar.

Descartado Abrines para este viaje, los dos pueden tener minutos de juego en Euroliga, pero no en la ACB. En realidad es un toque de atención que se puede hacer extensible al resto. Tras medio año de trabajo ha llegado el momento de rendir. Los paños calientes se acabaron. El que juegue tendrá que rendir. Si no, banquillo. Y alguno, puede que a la calle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios