En clave ex blanquiazul

  • Los héroes del ascenso que tuvieron que abandonar el equipo esta temporada realizan un análisis "muy positivo" de la evolución del equipo · Todos coinciden en que los de Antonio Tapia sellarán la permanencia

El pasado 15 de junio el Málaga certificó el ascenso a la élite del fútbol nacional ante el Tenerife. Aquel partido supuso para muchos jugadores que no seguirían en el equipo el broche de oro a una temporada que "jamás olvidarían". Como botón, las lágrimas de Carpintero o de Peragón anunciando en la sala de prensa su despedida del club. Casi cuatro meses después de aquel partido, Málaga Hoy contactó ayer con algunos de los héroes del ascenso que no continúan en el equipo para que realizaran una radiografía de cómo ven al Málaga en este arranque liguero. Su diagnóstico es muy claro: "Este equipo se va a salvar y va para arriba".

Santiago Carpintero fue uno de los jugadores que dejó una huella imborrable en el vestuario blanquiazul. Ahora, en el Córdoba, donde es un fijo para José González, disfruta con el juego de sus ex compañeros: "Están en una línea ascendente y me alegro mucho por ellos. Sobre todo, por Eliseu, que hizo ante el Recre un partidazo". El leonés confesó que siempre que puede ve los encuentros del Málaga por televisión y que mantiene un gran contacto con números ex compañeros: "Es un equipo que siempre llevaré en el corazón y estoy convencido de que se mantendrá en Primera".

Para Roberto Peragón, en la actualidad en el Alicante, la clave de la mejoría experimentada por el equipo fue la victoria ante el Valladolid. "Necesitaban un triunfo que les diera confianza y, ahora, el equipo va a más. Recuerdo el encuentro ante el Valencia, donde fueron incluso superiores". Para el madrileño, que esta temporada no se ha estrenado todavía como goleador, una de las sorpresas ha sido Lolo: "Le conocí en la pretemporada y es un jugador con mucho futuro". Cuando se le pregunta por Málaga se deshace en elogios: "Claro que echo de menos el ambiente de fútbol que se vive allí, es una ciudad ideal para jugar y la única pena fue que no me pude quedar, pero aquí las cosas me están saliendo bien y no me puedo quejar".

Otro de los héroes del ascenso fue Silva, cedido esta temporada en el Xerez. Tras un inicio complicado por culpa de una lesión, el jiennense debutó en Liga ante el Salamanca en la tercera jornada. Desde la distancia, saborea las dos victorias de su ex equipo. "Le ha costado arrancar, pero tras el encuentro ante el Valladolid han tomado mucha confianza y es un equipo que se asienta en la base de Segunda. Si siguen así, estoy convencido de que se van a mantener en Primera". Su primer objetivo es hacer una gran temporada con el Xerez para el año que viene poder regresar a la entidad de Martiricos mucho más rodado: "Está claro que tengo ganas de hacer buenos partidos y de jugar muchos minutos para poder regresar a mi casa y convencer así a los técnicos de mi valía".

Si hay un jugador que el vestuario blanquiazul echa de menos esta temporada, ése es Raúl Gaitán. Al paleño, ahora en el Poli Ejido, al igual que a Silva, le está costando entrar en los esquemas de su técnico, Lucas Cazorla. Como el resto de ex jugadores, siempre que puede ve los partidos del Málaga: "Estuve en Almería viéndolo en directo y tengo fe ciega en este equipo. Es cierto que el año pasado nos adaptamos antes, pero su juego se está consolidando y tras las primeras dudas en ataque, el Málaga está demostrando ahora una pegada letal".

Por su parte, Erice, cedido esta temporada por Osasuna en el Huesca, también vislumbra un futuro muy esperanzador: "Estoy seguro de que se mantendrán". Sobre la goleada al Recreativo, el navarro reconoció que fue sorprendente: "Es muy difícil lograr un resultado como ese a domicilio y eso prueba que el equipo le está tomando el ritmo a la categoría".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios