El club plasmará el próximo proyecto tras la cita de Vigo

  • Los administradores concursales y Muñiz analizarán el próximo 7 de mayo las necesidades del equipo para la próxima temporada en una primera aproximación en la que estudiarán el capítulo de altas y bajas

Los administradores concursales, Daniel Pastor, Pablo Franco y José Manuel Fernández de Uralde, mantendrán el próximo 7 de mayo una reunión con el entrenador y director deportivo del Málaga, Juan Ramón Muñiz, en la que plasmarán las bases del próximo proyecto deportivo. El encuentro se producirá dentro de dos jornadas (tras el partido ante el Celta de Vigo) porque ambas partes han priorizado el valor de los dos choques ligueros sobre otras cuestiones que pudieran desestabilizar a la plantilla. Ningún estamento del club quiere entonar todavía la palabra ascenso y todas las miradas están concentradas en el próximo partido del sábado ante la Real Sociedad, pero lo cierto es que los primeros movimientos ya se han producido, algo obvio si se analiza la configuración de la actual plantilla con múltiples jugadores cedidos y otros que acaban contrato.

Por lo tanto, el principal punto que abordarán ambas partes, como confesó ayer Daniel Pastor a este periódico, será el capítulo de altas y bajas. Muñiz volverá a contar con total autonomía en la toma de las decisiones exclusivamente deportivas y no aceptará ningún tipo de injerencia en su terreno.

La hoja de ruta prevista es imitar el modelo de planificación deportiva que se trazó la temporada pasada. Como hace unos meses admitieron Muñiz y el propio presidente, el grueso de las contrataciones para el primer proyecto de la era Sanz se realizó cuando el Málaga aún no había sellado matemáticamente la permanencia. Meses antes, el director deportivo y su grupo de colaboradores ya habían rastreado el mercado y habían atado a varios jugadores. Sólo cinco días después del final de la Liga, la entidad de Martiricos ya tenía cerradas las incorporaciones de Apoño, Weligton, Carpintero, Cheli, Eliseu, Peragón y Baha y las negociaciones con Raúl Gaitán se encontraban muy avanzadas, una situación idílica que no se vivía en el Málaga desde hacía muchísimas temporadas.

En ese trabajo fue clave la doble función de Muñiz como entrenador y director deportivo del club, algo que se repetirá este verano. Fernando Sanz le otorgó todo el poder deportivo al técnico asturiano y nadie se inmiscuyó en la política de fichajes. Además, el hecho de que el club estuviera sumido en un proceso concursal provocaba que el asturiano supiera con total exactitud los márgenes económicos sobre los que se podía mover.

A pesar de que desde Martiricos se insiste en que toda la atención debe estar centrada en el partido ante la Real Sociedad, lo cierto es que el Málaga ya ha realizado un fichaje (Pere Martí), ha entablado negociaciones con el jugador del Racing de Ferrol Jonathan Pereira y ha sentado también las bases de su particular operación retorno con los contactos con Josemi, Contreras y Miguel Ángel, como publicó ayer este periódico.

Para el próximo proyecto deportivo, el Málaga contará con un presupuesto de 13 millones de euros por los 6 que administró en el ejercicio anterior. Pese a este incremento, como admitió hace unas semanas el director general del club, Luis Yáñez, "la economía volverá a ser de guerra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios