Un conductor ebrio hizo saltar la alarma en París

La Policía disparó en la mañana de ayer contra un vehículo que intentó saltarse el cordón que impedía el paso entre la Plaza de la Concordia de París y el inicio de los Campos Elíseos, donde termina el Tour de Francia.

Aunque por un momento se activó la alerta antiterrorista, fuentes oficiales aseguraron posteriormente que se trataba de un conductor ebrio que quería evitar el control de los agentes en lo que supone un "incidente clásico" de la madrugada de un sábado, y por tanto no tenía relación con el terrorismo.

El vehículo, un Renault Twingo de color oscuro y con dos personas a bordo, intentó saltarse la barrera instalada entre la plaza de la Concordia y los Campos Elíseos hacia las 08:00. La Policía subrayó que el suceso no es "nada alarmante" y que su coincidencia con la llegada del Tour de Francia es una casualidad.

Al ver que el conductor no obedecía a las señales para que se detuviera, los agentes abrieron fuego sobre el vehículo para neutralizar al conductor, que aparentemente no resultó herido y se dio a la fuga. Antes, el coche había golpeado a otro vehículo, siempre según la emisora RTL, que precisó que la Dirección General de la Policía Judicial está a cargo de la investigación. "Es un incidente menor, que no tenía nada que ver con la carrera. No es terrorismo. Simplemente se negaron a recibir órdenes, como pasa todos los días", declaró un agente de Policía a pocas horas del inicio de la vigésima primera y última etapa del Tour, que, como se esperaba, congregó a miles de personas a lo largo de los Campos Elíseos.

El incidente no alteró el desarrollo normal de la carrera, que terminó en París hacia las 19:30, con bastante retraso por la lluvia y tratarse de una jornada festiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios