"¡Con la consola elegía a Dely Valdés y ahora me aconseja!"

  • El delantero blanquiazul forjó su cultura de fútbol en el Carlos Tartiere · El ovetense admite disfrutar en esta Liga tan asturiana

Comentarios 2

De pequeño, en el Carlos Tartiere, cantaba los goles de Dely Valdés, hoy segundo entrenador. En la Liga de Villa, él busca un destino similar. Pero eso sí, como ovetense.

-¿Vive una liberación tras un verano tenso en el Deportivo?

-Sí, en ese aspecto me alegro de que todo se arreglara y pudiera venir, porque hubo momentos en que los pasé mal y parecía que la cosa no se arreglaría, pero ahora estoy aquí y estoy muy a gusto.

-Lo suyo fue una apuesta personal por venir aquí. ¿Está empezando a recoger los frutos?

-Sí, cuando me enteré de que el Málaga me quería para mí era una oportunidad muy buena venir cedido y la tenía que aprovechar, así que hice todo lo posible por estar aquí. Cuando se cerró todo estaba muy contento y ahora, que estoy jugando, más, ya que las cosas nos están saliendo bien a mí y al equipo. No puedo pedir más.

-¿Enfoca esta cesión como la última, como el punto de explosión definitivo?

-Sí, lo mejor es siempre estar en un sitio, pero cuando eres joven suelen cederte para que tengas más minutos y puedas crecer como jugador. A mí me interesa estar los domingos en el campo. Personalmente, la cesión en el Alavés me vino muy bien, porque jugué diez partidos allí que cada domingo eran muy importantes, así que aprendí muchísimo. Ahora me pasa igual, estoy teniendo minutos desde el primer partido y estoy contento porque cada vez tengo más confianza y eso es lo más importante para un jugador.

-¿Tiene algo que demostrarle a Lendoiro?

-No, a él no, sí a mí mismo. Demostrar que valgo para jugar al fútbol y por eso todos los domingos tengo que darlo todo para demostrarme que lo puedo hacer.

-¿Está mejor adaptado gracias a la pequeña comunidad asturiana de La Rosaleda?

-Sí, cuando llegué ya estaba David [González] entrenando con el primer equipo y yo lo conocía de Asturias y porque tenemos el mismo representante. Me ayudó a que todo fuese mucho mejor. Ahora que conozco mejor al equipo veo que hay muy buena gente y eso es importante. Que haya muy buen grupo se transmite en el campo.

-¿Le cuida bien Torron?

-Sí. Cuando llegué él estaba en Pekín, pero el primer día que vino me dijo que me trataría muy bien por ser su paisano.

-¿Está de moda lo asturiano en el fútbol español?

-Todo el mundo defiende de donde es. Yo, personalmente, estoy muy orgulloso de que haya jugadores asturianos por ahí haciéndolo tan bien como Villa, Mata, Adrián Colunga y muchos más jugadores que hay por ahí. Eso significa que de Asturias están saliendo jugadores buenos y eso es para estar contentos.

-¿La explosión de Villa ha reflotado la cantera asturiana?

-De los jugadores asturianos ahora mismo es el más grande y el que está a mejor nivel, pero a mí personalmente me encanta Cazorla, que es fenomenal. Están haciendo un inicio buenísimo, marcando y dando asistencias. Villa, por ser delantero, es el ejemplo a seguir.

-¿Su problema es que es del Sporting de Gijón?

-[Risas] Yo soy del Oviedo, pero cada uno es del equipo que es. Él es del Sporting y supongo que estará contento de que estén en Primera División de nuevo.

-¿Cuenta los días para enfrentarse al Sporting?

-La verdad es que será un partido especial, porque jugamos contra un equipo de donde yo soy. Además, me podré enfrentar a amigos míos. Jugar en Asturias será muy especial, pero ahora mismo hay que estar centrados en el partido que viene, que es el Sevilla y hay que intentar ganar allí.

-¿Le da mucha pena ver al Oviedo sin levantar cabeza?

-Sí, da pena. El Oviedo siempre ha sido un equipo grande, de Primera, y lleva tres años ahí que parece que no acabamos de subir. Es una pena por el club, por la afición que hay, por el campo... El Oviedo no se merece estar donde está. Tiene que seguir peleando. Seguro que este año vuelve a estar en la fase de ascenso. Ojalá tengan más suerte esta vez.

-De pequeño iba al Tartiere soñando ser futbolista y ahora tiene ese privilegio. ¿Le llaman mucho los amigos de la infancia por ello?

-Cuando eres un niño pequeño y empiezas a jugar al fútbol siempre sueñas con llegar a jugar en Primera. Siendo de allí, soñaba con hacerlo con el Oviedo. Poca gente tiene la oportunidad de llegar a esto. Yo estoy contento por haber llegado y sí, sí que tengo amigos que me llaman, que me preguntan qué se siente. Pero luego todo es normal, juegas contra otros futbolistas, piensas en lo que tienes que hacer bien y no en a quién te estás enfrentando. Pero la verdad es que todo esto es muy bonito.

-¿Se ha terminado de creer que haya pasado de ver a Dely Valdés jugar a que sea entrenador suyo?

-Se hace un poco raro, porque me acuerdo de verle jugar o de estar jugando en la videoconsola eligiéndolo a él y ahora lo tengo ahí dándome consejos. Hay que hacerle caso a todo lo que nos diga, porque siempre ha sido un gran delantero y goleador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios