Polideportivo

La crisis inmobiliaria llega al deporte local

  • Constructoras y promotoras, principales patrocinadores de muchos equipos, disminuyen o eliminan su aportación

Los efectos de la crisis inmobiliaria se han dejado ver ya en casi todos los sectores económicos y tampoco se ha hecho esperar su influencia en el plano deportivo. Un importante número de equipos de la provincia de Málaga contaron la pasada campaña con el patrocinio de empresas constructoras o promotoras, unas entidades que a día de hoy no tienen capacidad de responder a los clubes y que se ven obligadas a reducir su inversión en el deporte o, directamente, a eliminarla.

El primer equipo del club Costa del Sol, que durante varios años ha tenido como sponsor principal a Contrat, se ve obligado a buscar ahora nuevas formas de financiación para el próximo curso, pues "de momento, dejamos de llamarnos Contrat Málaga y pasamos a ser Málaga Costa del Sol otra vez", anunciaba la presidenta de la entidad deportiva, Carmen Morales, hace algunas semanas.

La suerte que las jugadoras de la capital tienen es que son el único equipo femenino de la ciudad que se encuentra en la categoría de plata del balonmano nacional, por lo que las ayudas que reciben del gobierno local ayudan a sufragar en parte los gastos de la categoría.

Algo parecido le ocurre a Hexa Aldemar Maristas, escuadra recién ascendida a División de Honor B a quien la firma constructora ha retirado parte de la inversión que el año pasado hizo en el club. "Hexa va a reducir su aportación, pero vamos a intentar seguir adelante aunque es difícil hacer ahora las cuentas", afirmaba Juanjo Fernández, técnico del Maristas.

Pero si hay un equipo que realmente se ve afectado por este receso económico producido en el sector de la construcción es el Profasán Mijas, equipo que milita en Primera Nacional masculina y que se ve obligado a vender su plaza por falta de recursos. Antonio García, técnico del club mijeño, se explica: "El problema no es sólo que Profasán nos dé menos dinero, sino que la deuda del Ayuntamiento de la localidad es muy grande. Nos debe tres meses, y sólo podremos seguir en la categoría si los jugadores quieren jugar sin cobrar".

El mundo del voleibol malagueño también se ha visto afectado por la crisis del sector de la construcción, pues el UMA Probisa Pizarra se ve obligado a reestructurar el proyecto del equipo de Superliga 2 debido a que el principal patrocinador "nos ha ofrecido su ayuda, pero no al mismo nivel que el año pasado", explicaba Francisco Hervás, director deportivo del club.

Pero hay otros equipos que han tenido más suerte con sus patrocinadores, aunque estos pertenezcan a grupos constructores. Este es el caso del Balonmano Antequera, que la temporada 2007/08 tuvo como principal sponsoral Grupo Vera y que, según parece, la próxima campaña recibirá la misma ayuda por parte de la entidad. Aunque todavía no han llegado a ningún acuerdo, la empresa patrocinadora no ha puesto trabas a la hora de renovar el convenio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios