El cuadro de honor malagueño

  • Regino Hernández ingresa por derecho en el selecto grupo de los medallistas olímpicos malacitanos

Hay muchos eventos deportivos que te invitan a soñar. Ganar la final de un Mundial, cruzar de amarillo los Campos Elíseos, darle un mordisco a la ensaladera de Wimbledon, ser el MVP de una Super Bowl o de un All Star de la NBA. Pero colgarte en el cuello una medalla olímpica es otro nivel. En el cuadro de honor del deporte malagueño sólo seis deportistas habían conseguido acariciar metal. Ahora, este cielo particular tiene un nuevo y glorioso miembro.

Regino estrena además estación. Porque su logro histórico llega en unos Juegos de Invierno, todos los demás lograron sus gestas en los más populares, los veraniegos. Abrió la veda en los irrepetibles Juegos de Barcelona Theresa Zabell. La vela era su hábitat, el 470 su especialidad. Fuengirola, su reino. Su apellido la delata, nació en Ipswich, Gran Bretaña. Pero donde le da nombre a parte del callejero es en La Villa Blanca. Para aumentar su leyenda, repitió en Atlanta cuatro años después. Dos oros que brillan como reluce el de Mari Carmen Barea, heroina del equipo de hockey hierba que también hizo historia en la Ciudad Condal. Fue la ejecutora de la falta que provocó que Eli Maragall terminase de asestar el golpe de gracia en una prórroga de las de sangre, sudor y lágrimas. De alegría, claro.

Pocos pueden olvidar el mítico Puleva Maristas donde jugaba un tal Antonio Carlos Ortega. Tenía tanta calidad que el todopoderoso Barcelona de Valero Rivera se hizo con él. Y además era tremendo en una salección tremenda. Pocos miembros de aquel equipo no son leyenda. Por fin, el Sidney 2000, conquistó su medalla. También de bronce.

Hablando de gente legendaria, los que formaron parte de la selección española de baloncesto durante la primera década del siglo. Berni Rodríguez, producto de Los Guindos, y que ya entonces era capitán del Unicaja y campeón del mundo, formó parte del equipo que hizo temblar a un sucedáneo del Dream Team potente (Kobe Bryant, LeBron, Durant, Harden, Westbrook, Carmelo Anthony, Paul...). La de 2008 fue una plata dorada. Supo a oro.

Malagueña de adopción, torremolinense por elección, Nina Jivaneskaia dio un bronce a España en Sidney 2000 en 100 metros espalda. La de veces que habrá esquivado a gente en la piscina municipal Virgen del Carmen de Torremolinos...

Y cierra Marta López, la última pero no menos importante, que tocó la gloria en Londres 2012 con un sufrido bronce. Balonmano y Málaga. Sinónimos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios