El dilema de Nadal

El golpe que produjo la prematura eliminación de Rafael Nadal del torneo de Wimbledon retumbó en todos los rincones del All England Club. El certamen más prestigioso del mundo continúa sin su décimo favorito, pero el ambiente del tenis no sale de su asombro por la caída de el español, doble campeón en el santuario del tenis, ante Dustin Brown, 102 del mundo.

¿Qué ocurre con el juego y la confianza de Nadal?, ¿por qué perdió terreno y quedó al borde de salir del top ten?, ¿necesita cambiar de entrenador para recuperar su nivel? Algunos de estos interrogantes circularon por el club tras su derrota. La leyenda estadounidense John McEnroe, campeón en 1981, 1983 y 1984 de Wimbledon, dijo que el de Manacor debía deshacerse de su tío Toni como entrenador. "Rafa es un gran campeón y juega con gran energía, pero es tiempo de preguntarse si no necesita sangre nueva en su equipo, aunque le pese al tío Toni", opinó. "Tiene que conseguir un entrenador nuevo, eso digo", aclaró McEnroe. "Sé que gente cercana a Rafa como Carlos Costa o Francisco Roig están persuadiendo a Toni. A estas alturas, parece que necesita ideas frescas", añadió.

Asimismo, el entrenador, en declaraciones a la Cadena Cope, se mostró confiado en "no estar dos años así, porque a día de hoy es preocupante, y en dos años sería más que preocupante. No me cabe en la cabeza seguir dos años de esta manera". Y confesó: "Hay que tomar la decisión de hacer algún cambio en el juego de Rafa y recuperar la alegría en el juego".

Mientras se debate si es hora de un viraje técnico, sus principales rivales han cambiado de preparador y recurrido a leyendas del tenis para evolucionar. Djokovic incorporó al alemán Boris Becker en 2014, Federer echó mano de varias ex figuras como Tony Roche, Paul Annacone y ahora lo hace con el sueco Stefan Edberg. Andy Murray está teniendo éxito con la francesa Amelie Mauresmo.

Nadal, en cambio, siempre ha tenido a su tío al lado, desde que comenzó a jugar al tenis de niño. Juntos han armado una de las sociedades tenísticas más exitosas de la historia, con 14 títulos de Grand Slam y tres años como número 1 del mundo (2008, 2010 y 2013).

"El cambio de entrenador es un tema muy personal, algunos jugadores top cambiaron, pero si él está bien con Toni, debe seguir", manifestó Jonas Björkman, a quien Murray sumó como colaborador para la gira de césped.

Las irregularidades de este 2014 dejaron al español al borde de caer fuera del top ten, aunque es muy difícil que ocurra después de Wimbledon. Sólo sucedería si Dimitrov, número 11, se consagrara campeón, o si Tsonga llegara a la final. Los números indican que Rafa vive una realidad inédita, a sus 29 años, pero ningún miembro del mundo del tenis quiere subestimar su capacidad para recuperarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios