Más dinero y denuncias que nunca

  • El jeque Al-Thani trae un cheque en blanco y también un lento proceso financiero que está generando retrasos en los pagos

Comentarios 2

El proyecto más acaudalado de la historia del club se está moviendo esta temporada por una horquilla de contradicciones. La campaña ha traído al mismo tiempo desembolsos impensables por futbolistas y denuncias por impagos en la LFP. El Málaga disfruta del cheque en blanco del jeque, pero ello también implica trabajar bajo sus particulares parámetros económicos. Por eso se pudieron pagar 19 millones de euros al contado por Cazorla y otro seis por Isco. Por eso Osasuna se ha convertido en el tercer club de la Liga que denuncia este año al club por conceptos no satisfechos tras Valencia y Villarreal.

Abdullah Al-Thani es dueño y presidente del Málaga. Además de un equipo que luche por títulos y en Europa a medio plazo, el millonario empresario procura dotar al club de una estructura tal que pueda generar recursos por sí mismo y aumentar año a año el patrimonio. No ha llegado aún ese momento, así que la entidad de Martiricos sigue siendo una empresa con poca capacidad. Cada vez que tiene que afrontar gastos importantes, son las aportaciones de capital del jeque las que los cubren. Y éstas no llegan a las arcas como cualquier transacción bancaria, sino desde el Banco de Doha (donde Al-Thani es accionista y vicepresidente). Se trata de movimientos de capital muy altos, con procesos de movilidad más lentos que en Europa, regidos por una cultura muy intrincada a la religión y también a expensas del capital de las empresas del dirigente, y que al llegar a la Unión Europea pasan otros filtros engorrosos.

Todo ello, aducen desde el Málaga, es lo que motiva que varios compromisos no se hayan satisfecho en el momento firmado, tal y como reclamaron el Valencia por Isco, el Villarreal por Cazorla y ahora Osasuna por Monreal. Igualmente lo han hecho los jugadores de la primera plantilla (y algunos ex) en diversos tramos por conceptos atrasados relativos a primas o a las fichas. De ahí la tranquilidad de los dueños en estos casos, pues saben que antes o después llegarán nuevas inyecciones a la entidad que satisfarán dichos incumplimientos de contrato. Aunque no ha evitado las denuncias en la Liga de los clubes, que han visto cómo se les devolvían los pagarés.

Sin ir más lejos, el enfado de Osasuna, que antes de interponer su demanda avisó al Málaga de lo que iba a hacer, residía en que contaba con los dos millones de euros que el club tenía que pagarles el 15 de diciembre por el segundo plazo del fichaje de Monreal para pagar las nóminas del mes de su plantilla. Esto ha supuesto que la Comisión Económica de la LFP haya abierto un expediciente al Málaga y que le haya suspendido los derechos federativos hasta que resuelva esa deuda. A efectos prácticos: desde el pasado lunes el club podría fichar cuantos jugadores quisiera, pero no darlos de alta para jugar hasta que no pague a Osasuna (Kameni ya estaba inscrito la semana pasada). Aun así, no hay intención de hacer más contrataciones hasta la próxima temporada.

Desde su llegada, el jeque ha mostrado una alta capacidad adquisitiva. Este año ha superado los 120 millones de inversión y ha avalado con su patrimonio los 150 que tiene presupuestados la entidad. Así que asumen estas reclamaciones y no las temen. El único malestar, según indicaron en un comunicado emitido ayer, es que a su juicio "este tipo de demandas sólo se están realizando con el Málaga y no con otros clubes".

En el mismo, también señalan que los fondos necesarios para atender los impagos "se recibirán en breve" y que para el futuro "uno de los objetivos prioritarios del Málaga Club de Fútbol es mejorar la ejecución de los presupuestos financieros y de tesorería, que impidan los daños innecesarios que actualmente se están produciendo por retrasos injustificados en los pagos que, en gran medida, se producen por la complejidad que rodea la realización de operaciones financieras internacionales". Entretanto, siguen expuestos a más denuncias. Además, la militancia del jeque y su segundo, Abdullah Ghubn, fuera de Málaga hace más farragoso el día a día en la realidad económica de la entidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios