Un duelo que se camufla de Europa

  • El Málaga recibe al Espanyol a nueve puntos de distancia, con la opción de eliminar de la lucha por la séptima plaza a un rival directo Regresa Darder al once y se mascan cambios en la defensa

Hay un abismo entre el partido que es y el que potencialmente podría llegar a ser. El primero es el del discurso oficial: tanto Javi Gracia como Sergio González persiguen tres puntos que den tranquilidad, estabilicen a sus respectivos equipos en la zona media y se le dé al descenso una patada casi definitiva. Pero, sin duda, tiene mucha más miga el que podría estar dibujando el futuro de la próxima temporada. Porque existen generosas opciones de que la séptima plaza, la que actualmente detenta el Málaga, tenga el premio de una plaza para la Europa League. Así que el escenario de la calma clasificatoria supondría un doble o nada: los blanquiazules podrían mandar a los catalanes a doce puntos de distancia y ganarles el average; una derrota les metería de lleno en la pelea.

El morbo crece teniendo en cuenta que precisamente el Espanyol puede que sea el que cierre la puerta del sueño europeo. Los periquitos, que en 2015 están que se salen, lograron un empate esperanzador en la ida de semifinales de Copa en San Mamés y ven cerca la final; en caso de vencer en ella al otro finalista (saldrá entre Barcelona y Villarreal, con más opciones para los catalanes tras el 3-1 de la ida), serían ellos los que se metieran en Europa y cercenarían el sueño de la afición malaguista. En caso de que Barcelona o Villarreal, que llevan irremediable marchamo de acabar en posición europea en Liga, levanten la Copa, el anhelo quedaría intacto. Pero el Espanyol seguiría siendo una amenaza muy directa, especialmente si ganan esta noche en La Rosaleda.

Cuentas de la lechera, más aún cuando queda algo más de tres meses para que se dispute la final de copera. Pero irremediables para echar candela a la motivación de los futbolistas y la afición de aquí a final de temporada. Ciertamente, como continúa defendiendo Javi Gracia, quedan siete puntos para que el libro de la permanencia virtual, que no oficial, ponga el cartel de "Salvados" en La Rosaleda. Con 48 puntos aún en juego y las buenas sensaciones que lleva emitiendo el Málaga en lo que va de temporada, se antojaría un varapalo histórico no lograr la permanencia.

Así que motivación hay de sobras en el encuentro. Más con el regreso de los partidos a Martiricos, donde los jóvenes futbolistas de Javi Gracia se crecen y suelen ofrecer su mejor versión. Escoció la bajada de listón, Del Cerro Grande aparte, de sus futbolistas en el campo del colista la semana pasada. No obstante, en la retina están todavía los magníficos ratos de buen fútbol tejidos contra el Valencia en el último partido en casa. Más que bajón a domicilio, es tal la química que se crea en La Rosaleda entre los seguidores blanquiazules y su equipo que éstos multiplican su rendimiento de manera más que evidente.

Así que aunque con el escenario oficial de la permanencia como excusa pero con tintes de sueño europeo encubierto, se viene un encuentro clave a partir de las 22:00, el horario oficioso de los partidos de esta temporada para el Málaga.

Aunque el técnico ha recobrado desde hace unas semanas su columna vertebral, vuelve a tener que hacer alguna modificación. Sergio Sánchez le obliga. Una sobrecarga muscular, con su historial reciente de lesiones, le obligado a descansar; quizá también así se ahorre un plebiscito dada su tensa situación contractual y la mala tarde que tuvo en Valencia (como el resto del equipo). Así que a Angeleri le tocará demostrar que no debió salir del once. Los cambios no se quedan ahí. Además del regreso de Darder a la plaza de Recio tras cumplir sanción, Gracia baraja dar descanso a Rosales para que entre de nuevo Miguel Torres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios