El luto y un fallo en el encendido del pebetero marcan la apertura de los JJOO de Invierno

  • La delegación española estuvo encabezada por la 'snowboarder' Queralt Castellet.

Los Juegos Olímpicos de Vancouver vivieron su pistoletazo de salida la pasada madrugada con una vistosa ceremonia de apertura empañada por el luto, ya que el recuerdo del georgiano Nodar Kumaritashvili, fallecido este viernes en un entrenamiento de luge, planeó sobre los 60.000 espectadores que abarrotaron el enorme BC Place Stadium.

Vancouver realizó la primera ceremonia de inauguración bajo techo en los 86 años de historia de los Juegos de Invierno, que anoche comenzaron en su 21ª edición. La luz y el sonido acompañaron en todo momento la actuación de los cientos de artistas que recordaron los inicios de Canadá y las diferentes culturas que desde el comienzo de los tiempos poblaron este territorio. 

El luto fue protagonista de la ceremonia y no faltó el minuto de silencio por la muerte de Kumaritashvili. Desfilaron un total de 80 delegaciones y la mayor ovación del acto fue para Georgia, cuyos integrantes lucieron bufandas y brazaletes negros, antes de que las banderas olímpicas y la de Canadá fueron bajadas a media asta.

La delegación española estuvo encabezada por la snowboarder Queralt Castellet, que portó la bandera de España. Tras ella marchó todo el resto del equipo español, 23 personas más entre deportistas y oficiales que vistieron el uniforme compuesto por pantalón rojo, chaqueta blanca, y bufanda y gorro blanco.

Los 24 desfilaron bajo la atenta mirada de las autoridades presentes, encabezadas por S.A.R la Infanta Doña Pilar de Borbón, a la que acompañaron el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco; la presidenta de la Real federación Española de Hielo, María Tersa Samaranch; y el Presidente de la Real Federación de deportes de Invierno, Eduardo Roldán, entre otros.

Culturas en Canadá

La ceremonia viajó entre los dos mundos de Canadá, uno de profundo respeto a la tradición, los pueblos indígenas y la naturaleza, y otro de vanguardia y cultura en uno de los países más prósperos del mundo. En el país que vio nacer al Cirque de Soleil, los acróbatas aéreos encarnaron bajo techo a los atletas invernales compitiendo y saltando.

Además, destacó la participación de varios artistas canadienses como el actor Donald Sutherland, que narró la ceremonia, o de los músicos K.D. Lang, que cantó el tema 'Hallelujah' de su compatriota Leonard Cohen, Bryan Adams y Nelly Furtado.

La ceremonia comenzó con un recuento de los Juegos Olímpicos de Invierno anteriores mientras un atleta de snowboard iniciaba su jornada en una montaña que fue apareció en una pantalla, descendiendo por un barranco hacia una hoja de arce canadiense de color rojo. Desde las alturas del estadio, con un salto a través de uno de los cinco aros olímpicos, voló por el aire hacia una rampa acolchonada.

El ingreso del equipo canadiense en la pista hizo que el público en el estadio se levantara, mientras los 34 millones de habitantes del país esperan que sus atletas ganen su primera medalla de oro en una Olimpiada en casa.

La anécdota de la noche llegó con el encendido de la llama, ya que sólo tres de los cuatro gigantescos témpanos que soportaban el pebetero olímpico salieron desde el suelo. Destacados atletas canadienses encendieron el pebetero interior antes de que la leyenda del hockey Wayne Gretzky llevase la antorcha al exterior para encender la llama junto al centro de transmisión de los Juegos.

Tras la intervención del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, y un triste discurso de la gobernadora general de Canadá, Michaelle Jean, orihunda de Haití, quedaron inaugurados los Juegos Olímpicos de Vancouver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios