Un enemigo desconocido en la Copa

Panorama desconocido para el Unicaja en la semifinal de hoy. Y es que nunca en sus doce participaciones anteriores se había cruzado con el Estudiantes.

El conjunto colegial, el rival en teoría más débil del torneo, ha protagonizado la sorpresa de la Copa y eso siempre insufla mucha confianza. Pese a haberse colado en la cita como invitado y de estar completando una temporada mediocre (es decimotercero en la clasificación de la ACB con un pobre balance de 7 victorias y 15 derrotas) es un rival peligroso e impredecible. Llega crecido y no tiene nada que perder. Así, la presión volverá a estar del lado malagueño, que como único precedente de esta temporada cuenta con el partido de la primera vuelta disputado en el Telefónica Arena. Entonces ganó por un apretado 78-82 tras darle la vuelta al partido en un tramo final pleno de acierto ofensivo, pero entonces el estado anímico del Estudiantes era muy diferente.

Ahora llega lanzado tras eliminar DKV. El fichaje de Corey Brewer, que ha relevado a Cummings en la dirección de juego, ha aportado mayor frescura. Wideman es el mayor peligro de un juego interior en el que Rancik comienza a entonarse e Iturbe pone la polivalencia. En la línea exterior destaca Pancho Jasen, corazón y alma del Estu, y Udrih, que ayer se salió con 23 puntos.

El anfitrión será el rival cajista en la antesala de la final. Será la tercera vez que el Unicaja se mida al equipo de casa en una Copa. En Murcia'96 cayó en cuartos y el año pasado perdió en Vitoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios