El enemigo número 1

  • Igor Rakocevic promedia 19 puntos y acumula actuaciones impactantes en sus partidos con el Tau contra el Unicaja

Mentar a Igor Rakocevic es recordar frías pesadillas para el Unicaja. No sólo por su desafortunado incidente de la temporada pasada, cuando se mofó del Carpena y puso en pie a todo el pabellón contra él después de exhibirse sobre el parqué. Desde que se colocó la zamarra del Tau se pone el disfraz de francotirador cada vez que el equipo malagueño aparece en el horizonte y aniquila sin piedad. "Parece que tiene una cuenta pendiente con nosotros", decía con deje de amargura Scariolo en la sala de prensa del Buesa Arena tras la última paliza endosada por los vitorianos. Habían sido 23 puntos con una serie brutal de 16 en el tercer cuarto que destrozó el encuentro. Sus números como jugador del Tau en sus siete partidos contra el Unicaja arrojan una media de 19 puntos y 16,7 de valoración, con unos porcentajes del cien por cien en tiros libres, 51,5 por ciento en tiros de dos y 60 por ciento en triples. Cifras que descienden por un mal partido en la victoria en Málaga en la Liga regular el año pasado. El promedio en los últimos cuatro encuentros, los tres del play off de la temporada y el de esta temporada regular, asciende a 25 puntos por duelo.

"Será necesario jugar como si fuera una final", decía ayer mismo Rakocevic, en su proceso de mentalización previo a la Copa: "El Unicaja ha subido bastante su nivel de juego con respecto a hace dos meses, sobre todo desde que jugaron aquí en Vitoria. Yo creo que tenemos en cuenta con una pequeña ventaja ante ellos tras los resultados cosechados hasta ahora en los partidos disputados entre ambos. Pese a todo, tendremos que emplearnos al máximo si queremos ganar a nuestro primer rival, porque todos los partidos de un torneo de estas características son siempre muy difíciles".

En los últimos enfrentamientos, los diferentes exteriores del Unicaja han intentado defender sin éxito alguno al jugador serbio. Para Scariolo, el que mejor se adapta a sus características es Berni Rodríguez y por ello lamenta especialmente el precario estado físico del capitán. Sanders emerge como solución de emergencia. Ha probado su capacidad defensiva ante buenos rivales, pero éste es un test de máximo nivel. La brutal suspensión y las rápidas piernas de las que hace gala el escolta serbio no admiten demasiadas vacilaciones.

Rakocevic ya amenazó con aguar el título de Copa en Zaragoza. En las semifinales, cuando él estaba entonces en el Pamesa Valencia, anotó 27 puntos con una exhibición que sólo fue contenida por una gran defensa de Carlos Cabezas en el último cuarto y, fundamentalmente, por el sideral partido de Walter Herrmann (30 puntos con apenas tres fallos en el tiro), en su semana grande en Málaga. El rubio argentino juega ahora en Detroit, Rakocevic está en Vitoria previo paso por el Real Madrid y esto ha dado muchas vueltas. Pero esto es la Copa, otra historia que mañana se desentrañará.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios