Como un entrenamiento del Clínicas en el Carpena

  • Berni y Peric se unieron a las bajas y participaron en la sesión hasta cinco canteranos

La imagen en la única sesión de trabajo que ayer llevó a cabo el Unicaja era dantesca. En la banda, y sin poder ejercitarse, estaban Tremmell Darden, Joel Freeland, Álex Abrines, Mark Payne, Berni Rodríguez y Hvroje Peric. Sobre la pista, y dispuestos a completar el entrenamiento, sólo siete jugadores del primer equipo.

Se sabía que Chus Mateo no podría contar ni con Darden, de baja permanente hasta nueva orden, ni con Joel Freeland ni Álex Abrines, lesionados desde la semana pasada, pero se esperaba poder contar, al menos de manera parcial, con Payne y, sin ningún tipo de problema, con Berni y Peric. Pero la mañana comenzó torcida. El norteamericano, pese a que las pruebas descartaron el lunes una lesión grave, mantenía un fuerte dolor en el primer dedo de su pie izquierdo, Berni sufrió un tirón en la cadera y Peric amaneció con los síntomas propios de un proceso gripal. Ante tal panorama, Mateo no tuvo más remedio que llamar a filas a hasta cuatro jugadores del Clínicas para poder llevar a cabo un entrenamiento competitivo: Malick Fall, que ahora mismo está dado de alta para jugar sólo con el primer equipo, Pepe Pozas, Luis Conde y Samuel Faifr.

La situación no es la deseable para encarar un partido de la dificultad y la importancia del de mañana, pero en Los Guindos no se pierde la esperanza de poder recuperar a alguno de los tocados, aunque el único que jugará seguro es Berni Rodríguez. Está descartado, en un 90%, el concurso de Freeland y es poco probable que se fuerce a Abrines. A partir de ahí, se es más optimista. Payne no llegará en óptimas condiciones, pero seguramente forzará, y Peric estará si no empeora su proceso gripal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios