Un equipo más veloz y rematador

  • Los fichajes y negociaciones abiertas cumplirán las expectativas de Javi Gracia y la dirección deportiva de implementar las soluciones ofensivas.

Aunque las salidas de jugadores emblemáticos de la cantera han escocido mucho, en el Málaga, sabedores de que eran irremediable para cuadrar cuentas, andan satisfechos de lo que está llegando en el mercado. Ha habido alguna que otra frustración (por encima de todas, la de André André), sin embargo se están cumpliendo las expectativas que se han ido trazando de cara a la configuración del plantel. Se quería potenciar el ataque y entre lo que ha llegado y lo que se está negociando para venir, la delantera está consiguiendo buenas prestaciones. Básicamente, relativas a la velocidad y la capacidad de remate.

Por ahora, ha habido cambio de fichas. Se fueron Juanmi y los Samus, vinieron Charles, Espinho y Juan Carlos. Con el brasileño, cambia el perfil de delantero: Juanmi era más móvil, más dinámico; el ex del Celta llega para aportar el clásico rol del delantero centro. Realmente viene a cubrir la carencia que queda tras el fin de la cesión de Javi Guerra, si bien todavía existen opciones de que el veleño permanezca en la plantilla, lo cual duplicaría la figura del ariete. Juan Carlos vendrá hacer las veces de Samu Castillejo, aunque con un perfil diferente. Es más elástico, de hecho puede jugar tanto de lateral izquierdo como de extremo. En cualquier caso, también trabajador y con capacidad de desborde y buena velocidad. Espinho no es Samu García, es otro perfil, pero que da más desarrollo al centro del campo, puesto que se adapta a las funciones de distribución del juego y a la media punta. Este hecho, además, es clave para dar rienda suelta a Amrabat en posiciones más ofensivas.

En realidad, la baja del otro Samu la vendría a cubrir Tighadouini, que aunque en el NAC Breda solía jugar a pierna cambia, es por definición extremo derecho y también aportaría más rapidez y potencia a la otra banda. Con buenas asociación con el gol, tanto para darlo como para meterlo, permitiría armar un perfil atacante bastante incisivo con las piezas que manejaría Javi Gracia.

Pero ahí no acaba la cosa. Sobre el tapete sigue habiendo serias opciones de contar con hasta tres futbolistas más. Obviamente, es harto complicado que vinieran todos, pero sí factible que al menos dos se pudieran enrolar en el plantel, aunque fuera mediante cesiones. Se trata de los tres delanteros, Cop, del Cagliari; Espinoza, a punto de fichar por el Villarreal; y el joven Borja Bastón, del Atlético de Madrid.

Los dirigentes blanquiazules siguen teniendo a tiro la llegada a préstamo del atacante croata, y es de esperar que en los próximos días pueda haber novedades, incluso para cerrar de manera definitiva su llegada a Martiricos. Más factible si cabe se presentaría el préstamo de otro jugador desequilibrante por banda. Cristian Espinoza espera una llamada que le confirme que el Villarreal paga a Huracán sus cinco millones de euros de cláusula para venir cuanto antes a España. Si los castellonenses respetan el pacto alcanzado con el Málaga para la cesión de un futbolista tras el traspaso de los Samus, acto seguido se activaría la llegada del argentino.

Igualmente, parece que entre Cop y Borja Bastón el club tendría que elegir con quién quedarse para dar más gol a la delantera, puesto que no hay sitio para los dos. En el caso del madrileño, las posturas a la hora de decidir qué porcentaje habría que asumir durante la temporada supone mayor escollo que lo hablado con el Cagliari por Cop, aunque las fuentes consultadas aseguran que no hay posturas insalvables a día de hoy. Independientemente de las piezas que acaben recalando en el Málaga, Javi Gracia tendrá lo que querría: mayor poder de pegada. De hecho, por ahora no hay refuerzos para la zaga (pese a la polivalencia de Juan Carlos) porque se considera que esa parcela está mejor cubierta que el ataque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios