La espalda inhibe al mejor Borja Vivas

  • Tan sólo pudo llegar a los 19.95 metros, a pesar de que fue de menos a más, y acabó quinto

Borja Vivas, lanzador del CAM, continúa su particular travesía por el desierto tras la disputa de la Reunión de Madrid, en la que sólo pudo acabar quinto clasificado de un total de seis participantes. Borja acusó nuevamente los problemas de espalda, que no le dejan competir al cien por cien de sus posibilidades y sólo pudo llegar hasta los 19.95 metros.

Desde el inicio de la prueba se vio a un Borja que no era capaz de realizar una buena mecánica previa al lanzamiento. Tras el primero de ellos, en el que se quedó en 19.46, hizo varios gestos con la cara en los que evidenciaba que el dolor en la espalda había vuelto a reproducirse. A pesar de los estiramientos oportunos, el atleta entrenado por Tomás Fernández no pudo mejorar su marca en el segundo lanzamiento, llegando hasta los 19.37. El malagueño sólo era capaz de decir que no con la cabeza, maldiciendo sus problemas físicos.

Borja tiró de orgullo y, tras un tercer tiro de 19.59, se quedó muy cerca de superar la barrera psicológica de los 20 metros en el cuarto. 19.95 para él y la sensación de que aún podría conseguir el objetivo marcado para esta cita. Sin embargo, el atleta del CAM sumó dos nulos en los últimos lanzamientos y se quedó, nuevamente, con una insatisfacción enorme.

La victoria en la prueba fue finalmente para el norteamericano Joe Kovacs, que fue de menos a más y acabó con una mejor marca de 21.22, que es la octava mejor de lo que va de año. Segundo fue su compatriota Christian Cantwell, que se quedó a más de 50 centímetros de Kovacs. Por último, completó el podio el también norteamericano Cory Martin, con una mejor marca de 20.43.

En cuanto al resto de la jornada, la cántabra Ruth Beitia, plusmarquista nacional de salto de altura, ejerció de cabeza de cartel y confirmó su condición de referencia del atletismo español. Aunque no pudo mejorar su marca del año, sumó un nuevo triunfo.

Beitia, que este curso ya ha acreditado 2,00 y que cuenta entre sus triunfos de prestigio las victorias en Roma y Nueva York de la Liga de Diamante, añadió un nuevo éxito bajo el calor reinante en la capital de España, donde ganó por sexta vez en su duodécima participación.

Derrotada esta semana en Lausana por la rusa Anna Chicherova (le arrebató además la mejor marca del año con 2,03), Beitia recobró el sabor del triunfo con un buen registro de 1,96, dos centímetros mejor que logró en la reunión de la ciudad suiza.

Pasó de entrada con sencillez los 1,84 y tuvo ciertos apuros en 1,91 y 1,94, alturas que superó a la segunda. Se aseguró la victoria al rebasar a la primera 1,96, ya que fallaron la uzbeka Svetlana Radzivil y Levern Spencer, de Santa Lucía, que hasta entonces habían estado perfectas.

Beitia pidió a los jueces que situasen el listón en 2,01 metros, lo que sería su mejor marca de la campaña. No lo tuvo muy lejos, pero no pudo lograrlo. No obstante, justificó su condición de capitana del atletismo español y gran figura de la reunión.

La reunión madrileña volvió a ofrecer unas magníficas pruebas de velocidad, tanto en las semifinales como en las finales.

El estadounidense Michael Rodgers confirmó los pronósticos y se impuso con 9.88 (+1,4 m/s), a una centésima del récord de la reunión que ostenta el jamaicano Nesta Carter desde 2013.

Rodgers, que en la semifinal había marcado el mejor tiempo con 9.97, superó más tarde su prestación y pese a no tener la salida más fina remontó para ganar con autoridad y un buen crono. El jamaicano Andrew Fisher fue el otro atleta que bajó de los diez segundos (9.94, su marca personal) y el también estadounidense Ameer Webb cerró el podio con 10.04.

En el hectómetro femenino, la jamaicana Thompson sí logró batir el récord de la reunión, al vencer en la final con 10.90 (+1,0), con lo que superó los 10.92 que tenía desde 2013 la estadounidense Barbara Pierre, que en esta ocasión fue segunda con 1.05. La también estadounidense English Gardner, la más rápida en semifinales, no pudo tomar parte en la final.

El español Adel Mechaal y el etíope Abdiwak Tura depararon un magnífico final en los 3.000 metros. El africano completó una magnífica recta final y en los últimos metros progresó para imponerse con un crono de 7:52.04, por los 7:52.16 del catalán, mientras el chileno Carlos Díaz logró mejor marca personal con 7:53.37, lo que le reportó la cuarta plaza.

El bosnio Amel Tuka sorprendió también a los africanos en los 800 metros, que ganó con 1:43.84. El sevillano Kevin López, plusmarquista nacional, fue valiente y aunque no pudo luchar por la victoria -fue cuarto- acabó con mejor marca personal del curso (1:45.25).

En el lanzamiento de peso, Joe Kovacs, líder mundial del año con 22,35, lideró a la armada estadounidense, aunque se tuvo que conformar con los 21,22 que logró en el quinto intento.

El disco tuvo un nivel menos elevado. Ganó el chipriota Apostolos Parellis con una discreta marca de 60,79. El hispano-cubano Frank Casañas tan solo pudo ser quinto con 59,10.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios