Una espera fiel

  • Germán, cuya continuidad está muy próxima, y Jon Stefansson, que no está descartado, aguardan los planes cajistas desde hace más de un mes.

El Unicaja ha respirado aliviado tras la contratación de Richard Hendrix y ahora queda el remache de la plantilla que apuntale a los 10 jugadores en los que, teóricamente, descansará el peso del equipo. Hay teorías diversas, como se ha venido contando estos días, en el seno de Los Guindos. Plaza quiere a Stefansson y Germán y el Consejo sostiene que se ha apurado el tope en los fichajes y que hay necesidad deportiva de lanzar a nuevos valores.

El pasado 17 de junio, Carlos Jiménez se reunió con los jugadores para comunicarles los planes de la entidad con ellos. También Joan Plaza dialogó con alguno. A Jon Stefansson y Germán Gabriel se les comunicó que tenían libertad para firmar por cualquier equipo pero que se les tenía en cuenta si al completar el núcleo duro estaban en mercado. Stefansson y Germán están en el tramo final de su carrera y se mueven por códigos que a Joan Plaza le gustan. En los momentos más duros de la pasada temporada, cuando llegaron esas cinco derrotas seguidas que apearon del primer al tercer puesto de la Liga Endesa, el técnico catalán se apoyó bastante en el islandés y en el malagueño. Considera que jugadores así vertebran una plantilla más allá de lo visible en la pista, que son necesarios. Entiende que es compatible su presencia con el crecimiento de los jóvenes. A Plaza le gusta entrenar con no menos de 14 jugadores para incrementar la intensidad al trabajo. Y sostiene que los jóvenes no acuden a aplaudir.

Germán tiene serias opciones de continuar. Contempló los meses que estuvo en Málaga como un regalo y su idea es seguir, siempre que la oferta sea mínimamente digna. Aguarda la decisión del club. Ha estado en el extranjero y ha contemplado en Orlando la Summer League de la NBA. Seguirá dedicado al baloncesto. Quien le conoce asegura que será un gran entrenador porque tiene el deporte en la cabeza.

Stefansson, mientras, prepara con ilusión la primera participación de Islandia en el Eurobásket, primera vez del país vikingo. Uno de las razonamientos del club para dudar de la idoneidad, que no de su compromiso y profesionalidad, de la continuidad del islandés fue la serie de lesiones musculares que tuvo. El año pasado llegó a Málaga en septiembre, tras confirmarse la marcha de Dragic mientras esperaba en California una oferta seductora como lo fue la del Unicaja. Plaza les espera a los dos. No se ha vinculado a ninguno de ellos a ningún equipo en lo que va de verano. Dieron órdenes ambos a sus agentes de que apuraran las opciones con el Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios