Fútbol

La estrella de España gana peso sobre los clubes

  • La selección impone su voluntad de jugar con los mejores en el amistoso ante México pese al enfado del Barcelona.

Comentarios 4

Más que con su juego, la selección española prestigió en México su estrella de campeona del mundo al imponer su voluntad de jugar con los mejores pese al enfado del Barcelona. No le fue mal a España en el amistoso del miércoles en México: empató a un gol, estuvo cerca de ganar y ofreció la mejor imagen posible si se tiene en cuenta que los jugadores del Barcelona jugaron sus primeros minutos en un mes.

Vicente del Bosque, seleccionador español, había convocado a la mayor parte del bloque que se proclamó campeón en Sudáfrica desatendiendo los reclamos de algunos clubes, que vieron innecesaria la llamada a futbolistas que todavía no acumularon minutos esta temporada. "Todos los jugadores merecen un diez. No han puesto ningún pero a jugar los minutos que se les han dicho, no han escatimado en esfuerzos y se han entregado", destacó Del Bosque.

El seleccionador fue firme en sus convicciones al presentar la lista para el partido, cuando dijo: "Le damos la seriedad debida a un partido internacional". No es poca cosa, sobre todo teniendo en cuenta que hasta no hace mucho tiempo los hinchas españoles apenas se identificaban con su selección y por lo general preferían los equipos de clubes antes que el combinado nacional. "El partido sirvió para confirmarnos que este equipo tiene ángel, tiene seguridad, tiene espíritu, sabe flotar en cualquier circunstancia. Y sabe también que el prestigio es caro, que no se puede regalar. Hubiera sido muy lamentable estrenar el título del mundo con una derrota", opinó el diario As.

Los últimos éxitos de la selección (Mundial y Eurocopa) dejaron algo en una afición que está enamorada del combinado de Del Bosque. Así lo demostraron los cuatro millones de espectadores que vieron el amistoso de México por televisión. De paso, Del Bosque actuó con la sensatez que se espera de él por su trayectoria y fue "sensible a las peticiones de los clubes", como él mismo anunció en la víspera del encuentro. Hizo actuar lo justo a los jugadores menos preparados y evitó cualquier riesgo de lesión. Al tiempo, el partido le sirvió a Del Bosque para hacer debutar a un nuevo jugador, el centrocampista Bruno. El seleccionador nunca pierde la oportunidad de ver caras nuevas que le puedan servir en un futuro.

Del Bosque le dio la seriedad debida a la última fecha FIFA antes de los partidos de septiembre. El 3 abrirá la fase de clasificación para la Eurocopa ante Liechtenstein y cuatro días más tarde jugará en Buenos Aires un amistoso ante Argentina que despertará enorme expectación entre la hinchada. La selección española no quiso manchar en México la estrella de campeón y buscó prestigiar al máximo el título mundial, imponiéndose a los reclamos de clubes como el Barcelona. Todo indica que algo está cambiando en el fútbol español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios