El estreno de los nuevos sueños venidos de Oriente

  • El desconocimiento acerca de las incorporaciones y una pretemporada no muy halagüeña plantean la necesidad de respuestas· La máxima del ataque blanquiazul

Sin duda alguna, se producirá hoy el estreno liguero más ilusionante de la reciente historia del Málaga Club de Fútbol. En un partido que tendrá en cada acción, circunstancia o momento del juego la atención más exclusiva de la grada de Martiricos. Ésta, expectante, buscará con ansiedad hasta en los más nimios detalles una sincera respuesta para los miles de interrogantes presentes. Y, aunque aguardarán los minutos posteriores al pitido inicial con la pose de quien deja madurar un proyecto nuevo, visitará La Rosaleda esperando colmar los sueños venidos de Oriente durante este próspero verano.

La aparición de los nuevos protagonistas en el verde, por su parte, son también el regalo más tangible de Abdullah Al Thani, al margen de las remodelaciones acometidas en La Bombonera. Además de la lejanía existente entre el césped y las gradas, los nuevos fichajes y la afición tienen que salvar la barrera del desconocimiento. La predisposición no podría ser mejor y el ambiente, propicio para que los Sebastián Fernández y compañía se sientan como en su casa desde antes de salir de la caseta.

La ausencia entre éstos, y por lo tanto el único que no podrá estrenar la blanquiazul en partido oficial, es Javier Hernán Malagueño. Sin embargo, no fue la ausencia del argentino, digerida ya por todos, sino las de Manolo Gaspar y Nabil Baha las que centraron ayer la atención en el día previo. El malagueño, a causa de una rotura fibrilar en el cuádriceps, se cae de la convocatoria; mientras, el delantero se convierte en el primer descarte sano del portugués como técnico. Duro revés para Baha. En contraposición con el francomarroquí, Apoño sí estará hoy. Con apenas una semana en la dinámica de entrenamientos del primer equipo, el palmillero ha sido convocado por Ferreira, aunque sólo un naufragio en el mediocampo malaguista sacaría a Apoño del banquillo.

Para evitar que ello suceda, Ferreira apuesta hoy por Fernando y Eliseu como compañeros de Sandro Silva. Previsible combinación que tendrá en la pareja Banega-Albelda su primera vara de medida. En el tridente de ataque, Quincy, Rondón y Papelito Fernández tendrán la obligación de ejecutar la anarquía que pretende el técnico en el último cuarto de campo.

Enfrente aguarda el Valencia, que, a pesar de perder la esencia que le convirtió en el principal equipo alternativa los últimos cinco años, mantiene en las filas a los aprendices predilectos de Villa y Silva. Dignos herederos como Mata o Banega. Desde la primera jornada, y sin su Soldado, han de demostrar que pueden dejar de ser personajes secundarios de la obra de Emery y Málaga es la función inaugural de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios