A evitar la resaca tras la borrachera europea

  • Concentración El Unicaja recibe a un Granada que quiere aprovechar la euforia desatada tras la victoria ante el CSKA Parte Santiago jugará mermado y Jiménez, Ndong y Haislip tienen molestias

Suena el despertador, la luz del día entra ya con facilidad entre los huecos que deja una persiana mal bajada. El cuerpo se resiente nada más poner un pie en el suelo y el dolor de cabeza es insoportable. Queda lo peor, ponerse el mono de trabajo, aguantar una interminable caravana y afrontar la vuelta al trabajo. Por la memoria aún pasan estampas de la fiesta vivida en el Carpena. El solemne partido de Santiago, la extraordinaria defensa sobre los rivales clave, el fluido juego ofensivo y, sobre todo, la imagen del ogro ruso derrumbado y sometido a la derrota. El sonado triunfo ante el CSKA de Moscú hizo regresar las esperanzas de clasificación en la Euroliga. Pero la realidad de un nuevo día, de un nuevo reto, llama a las puertas del Unicaja. El CB Granada devuelve al equipo malagueño a la dureza de la ACB, aunque cueste asimilarlo.

Lo dice el técnico del Granada, Sergio Valdeolmillos: "La experiencia me dice que en los últimos años hemos podido aprovechar la circunstancia de jugar ante un equipo que viene de vencer a un rival muy fuerte". Las intenciones granadinas son claras. Aprovechar la resaca que pueda tener el Unicaja y la atención que centra el próximo compromiso europeo de los malagueños ante el Barcelona. Llegan los vecinos dispuestos a asaltar el Carpena, a lograr la segunda victoria de su historia en tierras malagueñas, donde no ganan desde 1996, y a emular a ViveMenorca e iurbentia Bilbao, los dos únicos equipos que han conseguido ganar esta temporada en el fortín cajista.

Enfrente tendrán a a un equipo henchido de moral, que trata aún de asimilar el que probablemente fue su mejor partido de la temporada. Pero la ACB no permite despistes. Bajo su manto de competitividad se esconden muchos equipos dispuestos a aprovechar una buena ocasión. Un riesgo que aquí, en Málaga, queda en parte paliado por la fortaleza mostrada por el Unicaja en su condición de local. Como tal no pierde desde el pasado 11 de noviembre y ha ganado los últimos 14 encuentros por una media de 15,2 puntos a favor. Un dato demoledor.

La convocatoria para este encuentro es la misma que la de la última jornada. Berni Rodríguez y Carlos Cabezas completan las cuatro plazas para jugadores nacionales, aunque sólo el primero podrá jugar, y Terrel Castle ha sido de nuevo el elegido para completar las cinco plazas de comunitarios en detrimento de Melvin Sanders, que no jugó ni un minuto el pasado miércoles. Además, prosiguen las molestias físicas en los cuerpos de Carlos Jiménez, Boniface Ndong y Marcus Haislip. Se espera que pueda jugar Daniel Santiago, que no se ha entrenado en los últimos días por un traumatismo en el cuádriceps de su pierna derecha.

La visita del Granada recuerda que el otro objetivo de la temporada está en la Liga ACB, tan olvidada la campaña pasada. Ni siquiera una reciente borrachera europea puede volver hacer olvidarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios