Una fase regular con premio

LA duodécima jornada de la Liga ACB nos deja a DKV Joventut, Real Madrid y AXA Barcelona empatados en la primera posición. Ha sido un gran fin de semana de baloncesto, con partidos muy disputados, mucha emoción e intensidad en el juego. Las victorias de madridistas y barcelonistas frente a rivales directos refuerzan la moral de estos equipos, y junto al DKV lucharán por ser los primeros de la fase regular. El premio es muy apetecible, ya que el que lo consiga se clasificará directamente para la Euroliga del año que viene sin esperar a ver que acontece en los play offs. Por tanto, a estas alturas de la temporada, tanto por arriba como por abajo, hay mucho en juego.

En anteriores temporadas, en el mes de diciembre sólo se comentaba quiénes tenían posibilidades para jugar la Copa del Rey o qué equipos estaban abajo en la clasificación. Por eso, creo que el nuevo formato de la ACB ha dado un nuevo aliciente para los equipos grandes, que deben salir a ganar cada partido si quieren tener opciones de conseguir ese objetivo de acceso a la máxima competición europea, que por otra parte es casi como una obligación viendo los presupuestos que manejan.

Joan Plaza tenía ventaja

El partido de la jornada se disputó en Badalona, donde el Real Madrid asaltó el fortín del DKV. Después del mal encuentro que realizaron en Málaga, los de Joan Plaza querían sacarse la espina. Y lo consiguieron con una victoria ajustada frente a un rival que no se sintió cómodo en ningún momento del choque.

Los pocos puntos anotados por los locales (65) reflejan por una parte que no estuvieron muy acertados y por otra que no pudieron realizar su juego de defensa y contraataque que les caracteriza, sobre todo en casa.

En el inicio del encuentro se vio a un DKV precipitado y a un Real Madrid asentado y con las ideas claras. La defensa de los catalanes no tenía la eficacia de anteriores partidos, por lo que no podían conseguir canastas fáciles. En ataque estático suelen tener problemas y sólo la calidad individual de Rudy Fernández o los tiros de Mallet y Barton les permitían poder conseguir canastas. La diferencia entre balones perdidos y recuperados fue un lastre en un equipo acostumbrado a tener un balance positivo.

El Real Madrid, por su parte, demostró tener mucha experiencia en este tipo de partidos. Joan Plaza, ex asistente de Aito en el Joventut, conoce a la perfección a los jugadores importantes del DKV y los sistemas de juego que suele practicar el entrenador madrileño. Muchas de estas de jugadas de ataque se repiten con los años y sólo existen algunas pequeñas variaciones, por lo que el scouting cobra bastante valor.

Lakovic y los pívots del Barça

El otro gran partido se disputó en el Palau Blaugrana, donde el Barcelona derrotó en la prórroga al Tau. El equipo vitoriano mejoró anteriores actuaciones y demostró que a la hora de la verdad será un rival a tener muy en cuenta. La baja de Rakocevic fue bien aprovechada por Pete Mickeal, que dispuso de más tiros y de más responsabilidad en ataque. Además, su posición en la pista fue cubierta por un Sergi Vidal que da al equipo más consistencia en defensa y más juego colectivo.

Pudo ganar el Tau, pero en los últimos minutos emergió la figura de un desacertado, hasta esos momentos, Jaka Lakovic, que terminó guiando a su equipo a una victoria importante y de prestigio. Destacar en el Barcelona la aportación de sus pívots, que consiguieron 44 puntos. Una cifra muy importante para un equipo acostumbrado a depender del acierto de su juego exterior. Lo más llamativo de este hecho es que muchas de estas canastas fueron conseguidas por acciones individuales de los jugadores interiores y no por balones doblados de los exteriores. No se si fue casualidad pero la calidad de los Kasun, Vázquez, Marconato o Trías está fuera de toda duda. El estilo de juego de Ivanovic no facilita su aportación ofensiva pero tienen talento para hacerlo. El ejemplo más claro es Marc Gasol, que parece en el Akasvayu otro jugador totalmente diferente al que estaba en el Barcelona bajo las órdenes del montenegrino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios