Un fin de semana redondo

QUÉ bonito fin de semana. He vivido unas sensaciones preciosas. Todo empezó el viernes, que tuve una experiencia muy especial porque colaboré con la murga de Los Indignaos. Estuve en su peña y de allí fuimos andando al Teatro Cervantes, donde se celebraba la final del Carnaval de Málaga. Por cierto, en la que quedaron los primeros. Yo colaboré con ellos de figurante y me hicieron salir con una pancarta donde ponía un número de teléfono y un mensaje que decía: "Pellegrini, llámame". El teatro se puso en pie cantando lo de "Súper Basti". Fue una emoción increíble, parecía que La Rosaleda volvía a corear mi nombre.

El sábado ganó el Unicaja en Valladolid, que falta hacía ya, la verdad. Nosotros, los veteranos del Málaga, también superamos por 1-2 al Puerto Malagueño (con dos goles míos). Para rematar este sinfín de emociones, llegó el domingo, donde experimenté lo más bonito de este fin de semana: ir a La Rosaleda con mi hijo, Súper Basti. Era su primer partido como malaguista en el estadio. Antes de entrar, todo el mundo me paraba y me preguntaba con sorna si Pellegrini me había llamado. Se ve que esto del Carnaval tiene llegada. Mi niño se sorprendía, no se despegaba de mí ni cuando iba a firmar un autógrafo y en las fotos que nos echaron salía él también.

Lo primero que me dijo al entrar es que el campo era muy grande y muy verde. Me tuve que poner en la parte de la grada donde estaba calentando Willy Caballero, porque es el que más le gusta. Sólo habla de él. Tiene 4 años y, he de reconocer que para mi sorpresa, las dos horas de partido no se movió del asiento. Eso sí, saltaba con los cánticos del Frente Bokerón y de los Malaka y celebraba los goles como si los marcara él.

Cuando el Málaga consiguió el 1-1, y el encargado de la megafonía cantó el gol de Sebastián Fernández, me miraba como extrañado. Normal. Es que él también se llama Sebastián Fernández, como el jugador del Málaga, como yo. Este que espero que sea el primero de muchos partidos con él en el campo ha sido una experiencia maravillosa. Se ha fijado hasta en el amarillo de las escaleras. No paraba de hacerme preguntas. Le ha gustado mucho la experiencia.

Del partido me quedo con que el Málaga no se vino abajo con el 0-1 tan tempranero que encajó y tuvo poder de reacción. Eso sí, sin hacer un partidazo, pero se ganó, que era lo más importante.

De entre todos, me ha gustado mucho Toulalan. Vi bien a Recio a su lado, pero lo del francés es increíble. No se ha jugado muy bien, pero es que lo importante de este partido eran los tres puntos.

Por todo esto que les acabo de comentar, este fin de semana ha sido súper especial para mí. Ahora sólo falta que se repitan más a menudo. ¡Aúpa Málaga!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios