Las germanas Jurak y Krause y un mal inicio condenan a España

  • Primera derrota del combinado nacional, quien mañana intentará remontar ante Rumanía

El acierto de Grit Jurack y de Nadine Krause y el desconcierto inicial, fueron un lastre para la selección española de balonmano femenino, que ayer retomó el campeonato del mundo con una derrota ante Alemania.

El equipo de Jorge Dueñas, alentado por su buen encuentro ante Hungría, donde cosechó un meritorio empate, padeció un revés ante las germanas que supone un retroceso en sus aspiraciones de alcanzar los cuartos de final.

La mala primera parte de España, donde pagó su precipitación y su falta de acierto, condicionó el encuentro. Al descanso llegó con una desventaja de seis goles. Una losa difícil de solventar ante un rival poderoso.

España mejoró tras el descanso. Beatriz Fernández Ibáñez, acompañada por Isabel Ortuño, encontraron el camino del gol. Durante unos minutos tuvo de cara la remontada (19-21, m.45), pero la contundencia de Jurak y Krause, que firmaron nueve puntos cada una, desechó las expectativas del conjunto de Dueñas, que encajó su primera derrota. El conjunto hispano intentará encauzar su panorama mañana en el duelo contra Rumanía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios