La granítica obra de Plaza

  • El Cajasol se reconstruye con un bloque no sobrado de calidad pero admirable en el esfuerzo colectivo y compromiso

El equipo errático que se ganó titulares como "Cajasombra" y similares la pasada temporada es ahora una de las sensaciones de la ACB. Lleva el sello de autor de Joan Plaza. Tres años en el Real Madrid, en su primera experiencia como primer entrenador al máximo nivel, precedieron a su desembarco en Sevilla. No es plaza sencilla la capital andaluza. No es que exista una presión desmedida porque los focos en el fútbol son más acusados que en ningún sitio. Pero que tantos entrenadores y tantos jugadores no hayan triunfado en la última década allí no hacen sino dar valor al trabajo de Plaza, apoyado en un viejo conocido de la afición malagueña, Zan Tabak.

Plaza, segundo de Aíto en Badalona durante varias temporadas, ha construido un equipo granítico, que concede muy pocos puntos. Concretamente, 67.1 por encuentro, al nivel de las mejores defensas del continente. No es el Cajasol un equipo desbordante de talento. No le sobra la calidad, pero lo compensa con una enorme predisposición para la brega. Plaza realizó un soberbio primer año en el Madrid, pero quizá se esté ganando más aplausos con su labor en Sevilla esta temporada. Paradójico.

Y no lo ha tenido fácil el técnico catalán. El que estaba llamado a ser el referente interior del equipo, Josh Asselin, ya no está. Problemas de papeles no le permitieron jugar como español y ello implicó la salida de Maurice Ager. Se acabó marchando Asselin, ahora en Murcia, por su pobre rendimiento. Se dio de alta a Ager y tampoco resultó. Se fue. Hoy justamente debutará Rubén Douglas, el irregular tirador que diera cal y arena en Valencia. Se espera que sea el último hervor para realizar una buena Copa del Rey y amarrar cuanto antes el play off, territorio que el equipo sevillano no visita desde el año 2000. Se dice pronto, tanto como el periodo de tiempo que llevan los sevillanos sin vencer en tierras malagueñas. El último triunfo fue en noviembre de 1998 , bajo la denominación de Caja San Fernando. Y fue en Ciudad Jardín. De hecho, en el Carpena jamás ha vencido el equipo sevillano, a menudo vapuleado. No ha llegado recientemente en tan buena disposición clasificatoria.

Es un equipo el Cajasol de roles bien definidos. El quinteto titular juega un mínimo de 27 minutos. Calloway-Ellis-Kirksay-Savanovic-Triguero. A bote pronto, no dice mucho por nombre, con tres debutantes en la ACB, pero lo están haciendo de cine. Calloway tiene experiencia en Euroliga con el Cibona y lo está haciendo bien en su estreno español. Promedia 10.1 y cuatro asistencias. Ellis es el tirador (2.4 triples anotados por encuentro). Kirksay una suerte de Carlos Jiménez, trabajo sucio adornado con buenas cifras en casi todo. Savanovic es el máximo anotador del equipo (13.5 tantos), un ala-pívot capaz de anotar de cara y de espaldas. Completa Juanjo Triguero, un buen finalizador que fue jugador invitado por Aíto García Reneses en la preselección para Pekín.

Miso es el sexto hombre, da refresco a Calloway y Ellis, aunque viene pujante el jovencísimo checo Tomas Satoransky, titular el pasado domingo en la victoria ante el Estudiantes. El serbio Radenovic, llegado desde el CSKA mediada la temporada, da una rotación más interior, que se reparte con Xavi Rey. Un bloque aguerrido que no regala nada. Peligroso para el Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios