Ni la gripe puede con Jiménez

  • El malagueño firma una gran tarjeta de 66 golpes para ponerse como líder con un acumulado de -11 Alejandro Cañizares no pasa el corte

Ni la edad, ni la enfermedad. Nada tumba a Miguel Ángel Jiménez, que sigue dando exhibiciones aunque se encuentro indispuesto. La última, en el Clásico de Tailandia, que se disputa en el club Black Mountain de la localidad de Hua Hin. El golfista malagueño es líder del torneo con un golpe de ventaja sobre el local Kiradech Aphibarnrat, pese a sufrir los efectos de una inoportuna e incómoda gripe.

Pese a su ligera indisposición, Jiménez firmó siete birdies, empañados por un bogey en el último hoyo que le hizo acabar con mal sabor de boca. Si el primer día acabó con una tarjeta de 67 golpes, ayer lo hizo con una de 66 para colocarse con un acumulado de -11 y ponerse al frente de la tabla. Ese último bogey unido al birdie en el mismo hoyo de Aphibarnrat redujo la ventaja del más veterano vencedor de un torneo en el circuito europeo a un solo golpe.

"Estoy decepcionado tras hacer bogey en el último hoyo, pero en general he jugado muy sólido e hice muchos birdies, pese a no haber dormido nada bien anoche por culpa de la gripe", dijo Jiménez.

La tercera plaza, a dos golpes de Jiménez, la comparten el canadiense Richard Lee, el australiano Scott Hend y el veterano jugador tailandés Thongchai Jaidee. Por su parte, Carlos Pigem, en un día poco inspirado, acabó a cuatro impactos del líder, por lo que se mantiene con opciones en el ecuador de la competición. Un golpe más alejado está Rafael Cabrera-Bello, en la decimosexta posición.

No pasó el corte el otro malagueño, Alejandro Cañizares, que estaba protagonizando un gran arranque temporada, aunque sí lo consiguieron, con una gran actuación en los últimos hoyos de la segunda vuelta, Javier Colomo y Jorge Campillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios