"Un grupo de enormes competidores"

  • Medio equipo sigue en activo y la otra mitad está retirada, pero todos vinculados al baloncesto

Aquel Unicaja campeón en 2005 acabó la noche del título de Zaragoza en el Concierto Sentido, clasiquísimo pub de la animada noche maña. Allí no faltaba nadie. Era un equipo competidor en todos los terrenos. No era raro ver a la plantilla casi al completo por Puerto Marina o en el centro de Málaga tras los partidos. Un grupo con sus peculiaridades, pero un bloque con genes campeones.

Media plantilla sigue en activo. Aquí en Málaga está Fran Vázquez, referente y el hilo que cose aquel equipo con éste. Carlos Cabezas juega en Murcia y Berni Rodríguez, el capitán que alzó el trofeo para ofrecérselo a Braulio Medel, en Sevilla. Florent Pietrus está en el Sluc Nancy francés, con el que ha jugado en la Eurocup este año después de ser bronce en el Mundial de España con Francia. En el Konyaspor turco anda J. R. Bremer. El Unicaja fue su primer equipo en Europa tras jugar en los Celtics. Desde entonces se nacionalizó bosnio y jugó en 11 equipos distintos. Fue clave en aquella final. Tras un paréntesis de dos años sin jugar, Walter Herrmann volvió a primera línea, jugó el Mundial con Argentina y ahora está en el Flamengo brasileño.

El resto está retirado, pero todos vinculados de alguna manera u otra al baloncesto. Jesús Lázaro entrena a las categorías inferiores de la selección de Catar. Stephane Risacher es agente de jugadores. Jorge Garbajosa trabaja para la Federación Española tras ser parte del Comité Organizador del Mundial de España. Pepe Sánchez alterna su faceta de empresario con la de presidente de un club de su ciudad, el Weber de Bahía Blanca, y con la labor de comentarista de los partidos de los Lakers para una cadena latinoamericana. Y Zan Tabak estará también en Las Palmas como ayudante de Pablo Laso en el Madrid. Como Chus Mateo, segundo entrenador de Scariolo en este equipo que campeonó en Zaragoza.

Sergio Scariolo valora en su año sabático de banquillo qué hacer con su futuro, si emigrar a Estados Unidos o, parece más lejano, volver al banquillo de una selección española con la que fue dos veces campeón continental y una vez plata olímpica. "Era un grupo de gente con pasión por el baloncesto. Sobre todo, ganadores. La noche antes de la final de Zaragoza recordamos en un vídeo que montamos que todo el mundo había ganando antes, que no iba a ser la primera volver. Fue importante para su confianza volver a vivir esas emociones. Con sus egos, sus personalidades y caracteres que cada uno tenía, pero todos eran enormes competidores, a todos les tengo un gran aprecio", rememora Scariolo sobre aquel grupo de jugadores que consiguió el primer título de campeón nacional en la historia del Unicaja. El viernes se cumplen 10 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios