Un grupo con muchos refuerzos

  • Los rivales de la Euroliga, sobre todo Olympiacos y Real Madrid, tiran de talonario

Queda mes y medio para el inicio de la Euroliga, pero los equipos tienen perfiladas sus plantillas al punto de hacerse una idea de lo que deberá acometer el Unicaja. Olympiacos, Real Madrid, Lottomatica Roma y Brose Baskets son los rivales conocidos. Queda otro que saldrá de la fase previa y que puede convertir el grupo en una batalla muy complicada. Khimki, Unics Kazan o Maroussi elevarían el nivel aún más. Así, pues, hay un motivo más para comenzar bien la temporada, el grupo de la Euroliga. Hay un detalle a destacar. Se comprimen fechas y la primera fase de la Euroliga se concentra en apenas dos meses, de finales de octubre a finales de diciembre. Una mala racha puede acarrear una eliminación.

Dos equipos aparecen por encima del Unicaja, por inversión y plantilla. Olympiacos y Real Madrid son bloques de proyección de Final Four. Los griegos, un año más, tiran de talonario. A los hermanos Kokkalis no les valió el subcampeonato. Se han marchado de vuelta a la NBA Josh Childress y Linas Kleiza, sueldos altísimos, y Schortsanitis ha emigrado a Tel Aviv, pero los remiendos son de primerísimo nivel. Desde el banquillo, con Dusan Ivkovic, a la sazón seleccionador serbio, una institución también en Grecia. Releva a Giannakis. Quizá el mayor golpe es haberle arrebatado al eterno rival, el Panathinaikos, a uno de sus mayores símbolos, Vasilis Spanoulis. Pero, además, han fichado desde la NBA al pívot esloveno Rasho Nesterovic. A un jugador del oficio del australiano Matt Nielsen, desde Valencia. También al serbio Marko Keselj, cuya fina muñeca aniquiló ayer a España en el Mundial, aunque el que ejecutara a los de Scariolo fuera Milos Teodosic, MVP de la última Euroliga, que continúa con los de El Pireo. Siguen Papaloukas, Bourousis, Vasilopoulos o Halperin. Un equipazo.

En el Real Madrid tampoco se han escatimado esfuerzos. Aunque parezcan de perfil más bajo que el año pasado, es una simple apariencia. Llega Sergio Rodríguez, tras cuatro temporadas en la NBA. Un base de fantasía que debe readaptarse al basket FIBA, pero con un potencial conocido. Clay Tucker, que en Badalona exhibió una enorme capacidad anotadora, ocupa el rol de Louis Bullock. Parece con más recorrido que el antiguo jugador del Unicaja. También un pívot titular del Maccabi, D'Or Fischer, atléticamente soberbio y mejor taponador de la competición el año pasado. Y se termina de acordar la llegada de Carlos Suárez, por el que se pagará al Estudiantes casi un millón de euros. Siguen Felipe, Garbajosa y Llull. Prigioni, el prometedor Tomic, el orgulloso Velickovic, también verdugo ayer de España. Otro equipazo.

Hay cambios también en Roma. Llega el internacional francés Ali Traore, pívot tosco pero imponente. Un viejo conocido, Charles Smith, el año pasado en Estambul. Y el joven Djedovic, cedido por el Barcelona tras estar en el Xacobeo. Sigue la estructura italiana: Gigli, Giachetti, Datome, Tonolli, Vitali. Y Darius Washington, en la órbita del Unicaja este verano.

Por último, el Brose Baskets alemán presenta tres nombres conocidos en la ACB. El base Gavel, el alero Casey Jacobsen y Reyshawn Terry, el año pasado en el Xacobeo. Pívot de potencial aunque disperso. Nombres de prestigio, en suma, para un grupo que no ofrecerá tregua y con poco margen de error.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios