Diez guardametas en una temporada y media

  • Kameni es el cuarto que se viste al término de la primera vuelta tras Caballero, Rubén y Pol

Muchas circunstancias extrañas se tienen que dar en un equipo profesional para que diez guardametas distintos se hayan vestido de corto en tan sólo una temporada y media. El Málaga puede contarlo. Pura ironía cuando en la temporada 09/10 Munúa disputó todos los minutos de Liga y en el club pensaban que habían encontrado guardameta para rato.

Lo cierto es que la entidad blanquiazul sigue escribiendo una surrealista historia bajo palos. Lesiones, problemas administrativos y descontento con algún rendimiento tienen la culpa de tanto vaivén en la portería. Con la llegada de Kameni y la renovación de Caballero, se confía en estar tranquilos hasta la campaña 15/16. Rubén, por su parte, acabará la temporada aquí. En verano estudiará su salida.

Kameni fue el suplente de Caballero ante el Barcelona por la lesión de Rubén. Y se convirtió en el cuarto guardameta del curso. Completa el póquer el catalán del filial Pol, a quien tuvo que recurrir Pellegrini en anteriores dolencias del meta gallego.

Parece que el mal fario con la portería estaba escrito. Ya en la primera jornada de la temporada anterior aparecieron los problemas. No llegó a tiempo el pase internacional de Rodrigo Galatto, que iba a ser el titular aquel día ante el Valencia. Jugó Arnau en su lugar y a última hora hubo que recurrir al filial para rellenar la convocatoria con el eterno Fran, que se pasó tres temporadas esperando una oportunidad que nunca llegó (meses después se iría al Écija).

Días después llegó Rubén, para cerrar la plantilla y para dar tres porteros a Jesualdo Ferreira por si las moscas. Y éstas llegaron a mansalva. El ex del Cartagena debutó en la cuarta jornada en el campo del Getafe con una gran actuación. Tuvo continuidad en la siguiente salida, en Almería. Parecía que había portero para rato, pero su rendimiento empezó a menguar paralelamente al del equipo y las lesiones le volvieron a apartar. Ferreira acabó defenestrando a Galatto, quien ya en la era Pellegrini dejó su ficha libre para Sergio Asenjo. Dispuesto a olvidar su calvario de lesión de rodilla, le llegó la recaída, que obligó a buscar el sexto arquero. Entonces apareció Caballero. Y todo empezó a cambiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios