Fútbol

Un guión traspapelado

  • Madrid y Barça no encuentran el cómodo camino hacia una dualidad antes incuestionable. La rebelión de los modestos amenaza el favoritismo.

Comentarios 4

La Liga de dos que muchos presentaban en la escena de la nueva temporada se ha topado con enemigos que pretenden cuestionarla. Ni Barcelona ni Real Madrid demostraron en estas dos jornadas ser apisonadoras sin adversario. Los de Guardiola de toparon con un recién ascendido atrevido y el cuadro de Mourinho sigue sin convencer pese a sumar su primera victoria. El fútbol suele atravesar tiempos extraños y forma parte de su esencia. Lo es en la medida en que lo inesperable suele convertirse en real el día menos indicado. Si el Hércules llega al Camp Nou y se lleva los tres puntos, todo puede pasar en una Liga sin convidados de piedra.

Las circunstancias invitan a pensar que las apariencias engañan. Jugar con una delantera formada por Messi, Villa e Iniesta no garantiza vencer a una defensa compuesta por Cortés, Pamarot, Abraham Paz y Peña. Y eso que dos semanas antes, ante el Racing, el Barcelona parecía un ciclón imposible de controlar. La realidad es diferente. Cuando parecía que un error de Barcelona y Real Madrid en cualquier jornada podría comprometer incluso el desenlace final, la tabla relata que tras dos encuentros ambos ya han tropezado, una realidad lejana a la esperable.

Tampoco puede sonreír el Real Madrid. Mourinho tiró del 4-2-3-1 y sólo los alemanes parecieron interpretar la idea. Costó demasiado tumbar a Osasuna y fue al contragolpe, una técnica ideal para la composición del plantel del técnico portugués pese a que el Bernabéu pida más, bastante más.

Mientras Özil resolvía la papeleta madridista y Valdez destrozaba la barcelonista, algunos actores secundarios enseñaban sus motivos para creer. Son secundarios por la simple razón de que las estadísticas de la pasada campaña no acompañan aspiraciones ligadas al destino de los dos grandes favoritos. El Atlético sigue dando pasos agigantados hacia la consolidación como un equipo serio, sin las deficiencias pasadas y con las exigencias de siempre. Valencia y Sevilla completan la zona alta de una clasificación que revela datos de igualdad que no aparecían la campaña pasada.

Paralelismos

Los campeonatos europeos también reflejan la ausencia de hegemonía por parte de los elegidos. Francia, Italia y Alemania vislumbran tiempos extraños con los principales candidatos al título en zonas inesperadas. Cosas del fútbol. Cosas de adjudicar etiquetas sin contemplar enemigos.

La segunda jornada de Liga abrió la esperanza para que todos creyeran en todo. Si el título no es cosa de dos, el resto de méritos tiene más candidatos que nunca. El Getafe de Míchel empieza a carburar con su mismo atrevimiento de siempre, una virtud que comparte con el Villarreal, que enamora sólo cuando ataca y estremece cuando defiende. Tratándose de días que parecen al revés, también el Málaga eliminó su ficha del primer día ante el Valencia para exhibirse con otra diferente en Zaragoza. Otros, mientras, prefieren enseñar la misma cara. Es el caso del Deportivo, que suma dos empates sin goles tras llegar a la conclusión de que es mejor prevenir que curar.

Turno para las conclusiones de Guardiola y Mourinho y sus luchas por contrarrestar el poder de los atrevidos, aquellos que creen que siempre es posible dar la vuelta a lo aparentemente imposible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios