El club hará este domingo su segundo lleno de la temporada

  • El anterior ocurrió contra el Real Madrid en Liga; quedan apenas 200 entradas a la venta

El aficionado medio no tiene depositadas muchas esperanzas en el triunfo liguero del próximo domingo. Llega el Barcelona, envuelto en la resaca de un clásico y a las puertas de otro, pero temible en cualquier circunstancia. No anda fino el Málaga, no estará Toulalan, y aun así la fe no ha desaparecido de las taquillas. El ritmo de venta es tan bueno que nadie duda de que en los próximos días se colgará el cartel de No hay billetes. Será la segunda vez que ocurra esta temporada.

La otra, como no podía ser de otro modo, tuvo lugar en la visita del Real Madrid, allá por el mes de octubre. La Rosaleda fue una caldera, mayoritariamente blanquiazul, una costumbre aflorada en los últimos años para acabar con el mito de Málaga como reducto blanco. No sirvió para cosechar un buen resultado. Al descanso, un ciclón había asolado a los de Manuel Pellegrini, 0-4 abajo. Hubo maquillaje en la segunda mitad, con fútbol, sin goles, y al menos eso despertó los ánimos de la grada.

Algo así se espera el domingo, aunque con distinto marcador. El parte facilitado por la entidad de Martiricos a la hora del almuerzo hablaba de 270 entradas en taquilla, cantidad que se redujo levemente por la tarde. Por el estadio están fluctuando estos días tanto los que quieren presenciar el encuentro, muchos de ellos seguidores del Barcelona, como los que en su día adquirieron la entrada para el choque que iba a inaugurar la Liga y ahora la están validando para la jornada actual.

Quedan localidades sueltas en todos los sectores, más en los más caros, Preferencia y Tribuna. De 100 a 160 euros, los últimos bolsillos dispuestos a invertir en el espectáculo se prevén entre hoy y mañana. El resultado de esta noche en el Santiago Bernabéu, sobre todo si es favorable a los intereses blancos, puede terminar de animar a los más indecisos. Ese aspecto poco importa a los reventas, que ya llevan varios días haciendo sus gestiones por internet, foro que ha sustituido a los tradicionales sujetos ocultos entre la afición antes del partido. Además, se da la curiosidad de que muchos de ellos lo son sin pretenderlo. Muchos pudieron devolver las entradas que sacaron pensando que el choque iba a jugarse en agosto, antes de que la huelga lo pospusiera. Los que no lo hicieron ahora intentan colocarlas a la desesperada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios