La historia refrenda la dificultad

  • Ningún equipo que perdió sus dos primeros partidos del 'Top 16' ganó los otros cuatro · Sólo dos ganaron tres y únicamente el PAO logró clasificarse

Sergio Scariolo intentó aportar un rayo de esperanza al futuro del Unicaja en el Top 16 instantes después de sucumbir en Roma el pasado jueves y poner el dos en su casillero de derrotas en otras tantas jornadas. "No son tanteos irrecuperables. Sabíamos que empezando con dos partidos fuera de casa esto podía pasar", aseguraba pensando ya en la vuelta y en recuperar en el Carpena los dos puntos de desventaja del Palau y los ocho del Palalottomatica.

Matemáticamente aún es posible prolongar la vida continental hasta el play off de cuartos de final. Restan cuatro jornadas y por lo tanto se pueden alcanzar los cuatro triunfos que otorgan con seguridad el pase o los tres que también le valieron a tres equipos para seguir vivos (Olympiacos la temporada pasada y Panathinaikos y Efes Pilsen en la temporada 2005/06). La historia reciente de este sistema de competición, que afronta este año su tercera edición, así lo dice. Más aún cuando tres de los cuatro encuentros que restan deben jugarse en el Carpena, donde el equipo cajista no pierde en partido europeo desde el 14 de diciembre de 2006.

Sin embargo, la misma historia que alimenta el optimismo refrenda a la vez la dificultad de la tarea. Y es que de los nueve equipos que en las dos temporadas anteriores comenzaron su camino en el Top 16 con dos derrotas (Pau-Orthez, Partizan, Efes Pilsen, Aris, Zalgiris, Ulker, Bamberg, Panathinaikos y Unicaja), sólo uno consiguió el objetivo de la clasificación. El caso inédito lo protagonizó hace dos campañas el Panathinaikos, que como el Unicaja ahora tuvo que jugar a domicilio las dos primeras jornadas. Las derrotas ante el Cibona en Zagreb y la Benetton en Treviso hicieron temer lo peor al gigante ateniense, una sensación que adquirió todavía mayor dramatismo con otra derrota en la tercera jornada, esta vez en el OAKA, ante el Efes Pilsen. El equipo de Zeljko Obradovic olía a decepción pero fue capaz de ganar los otros tres encuentros y de encontrar la suerte con un cuádruple empate que le permitió ser primero de grupo. El averaje se lo permitió. De ahí la reflexión de Scariolo tras la derrota en Roma.

El suyo ha sido el único caso en estas dos temporadas en el que un 0-2 de salida no ha conllevado la eliminación del torneo. Pero ha habido otro equipo capaz de alcanzar las tres victorias después de un inicio tan malo. Fue precisamente el Unicaja de la campaña 2005/06, aunque en este caso la reacción no sirvió para lograr el objetivo, acabando tercero de su grupo tras Barcelona y Olympiacos. El resto no superaron las dos victorias: Partizan y Efes lo hicieron la temporada pasada; Ulker, Pau-Orthez y Aris se quedaron en una y Zalgiris y Bamberg ni siquiera fueron capaces de inaugurar su casillero de triunfos. Eso sí, lo que nadie ha conseguido hasta la fecha es ganar cuatro partidos después de haber perdido los dos primeros. Y el Unicaja, en función de los resultados que se produzcan, podría verse obligado a ello para pasar a cuartos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios