La hora de la cuarta aventura en el 'Top 16'

  • El Unicaja comienza el jueves su tercera participación consecutiva en esta instancia de la Euroliga con el propósito y la obligación de pelear por una de los dos plazas de acceso a los cuartos de final

Mientras DKV Joventut y Tau peleaban por alcanzar el cetro copero en el Buesa Arena, en el parqué del Martín Carpena se reencontraba con el trabajo la plantilla del Unicaja. Dos días y medio de descanso para aclarar ideas, reponerse físicamente y cambiar el chip cara a la segunda parte de la temporada, otra vez con dos focos de preocupación: Euroliga y ACB.

Manda Europa en estos momentos por la inminencia del inicio de un tramo decisivo. Mes y medio de Top 16 para decidir qué dos equipos acceden a los cuartos de final, la antesala de la Final Four. Ya no es ningún neófito el Unicaja en estas lides. Es la cuarta vez que compite en esta instancia de la competición, la tercera de manera consecutiva. Aunque en los objetivos propagados por el club se dé por bueno figurar entre los 16 mejores del continente, la obligación es pelear por estar entre los ocho mejores. Por presupuesto, potencial e historial reciente, el hueco natural del Unicaja está ahí. Si bien, los compañeros de viaje en la tarea por no quedarse fuera en el nuevo embudo de la competición europea son complicados, pero no existen imposibles: CSKA, Barcelona y Lottomatica.

Los precedentes indican que el Unicaja ya ha hecho la mili en la Euroliga, no en vano es su séptima participación consecutiva. Su progresión ha sido ascendente en sus tres visitas al Top 16. En la temporada 2002/03, la del debut a estas alturas, el cuadro malagueño, todavía dirigido por Boza Maljkovic, se estrelló frontalmente desde el primer momento. Sucesivas derrotas en casa ante CSKA y Efes Pilsen dilapidaron cualquier opción. Por aquel entonces, sólo los primeros de cada uno de los cuatro grupos avanzaban a la siguiente fase, la Final Four.

Hubo que aguardar un paréntesis de dos temporadas para regresar a esta fase. Fue en la temporada 2005/06, la del título de la ACB. Entonces, el Unicaja dilapidó la opción de avanzar más en un infausto partido ante el Olympiacos en el Carpena. Se repuso de un mal inicio para a continuación ganar en Kaunas. Derrotar a los de El Pireo por más de tres puntos hubiera sido capital. Pero se perdió por 12.

El precedente del año pasado está bien fresco. Cuatro victorias, una importantísima en Treviso, en los cinco primeros partidos sellaron el pasaporte para los cuartos de final. El resto de la historia ya se conoce. El sueño es repetirla. El objetivo, luchar de verdad por repetirla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios