El huracán verdinegro devasta al Pamesa

  • El rodillo badalonés se exhibe con el liderazgo de la pareja Rudy-Ricky

Comentarios 0

"MVP, MVP", repite la afición de Badalona cuando Rudy Fernández se retira a falta de seis minutos y el partido ya ganado (70-48). Es el reconocimiento al mascarón de proa del huracán verdinegro, en su última Copa del Rey antes de saltar a la NBA. 20 puntos y cinco asistencias ayer. Y una sensación de superioridad insultante. Quiere cerrar el círculo que abrió hace justo cuatro años, en Sevilla, cuando irrumpió devastador en el panorama nacional. Fue el MVP de la competición, aunque su equipo perdiera en la final ante el intratable Tau de Scola, Calderón, Nocioni y Macijauskas. Tenía 18 años, hoy 22. A unos kilómetros de San Pablo, en el Pabellón de Arquitectura, se disputaba la primera Minicopa. Allí brillaba un niño de mirada penetrante que firmaba un cuádruple doble en cada partido. Era Ricky Rubio. MVP de aquel torneo. Tenía 13 años, hoy 17.

La temible pareja, R&R, pasó por encima del Pamesa sin compasión alguna (84-59), con un festival de baloncesto con origen en una defensa indescifrable para Katsikaris y culminado con una exuberancia atacante que permite a Aíto contar con varios hombres que juegan por encima del aro. Williams se perdía desquiciado ante Ricky (nueve puntos, seis rebotes, cinco robos, 21 de valoración). Un triple desde 16 metros de Rubén Douglas templaba los ánimos al descanso (39-33). Pero R&R, diabólica pareja que marcará el baloncesto español, decidieron que no, que el Joventut iría a semifinales. Con la fuerza de un huracán soplado por su jovencísimo dúo.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios