El intento de doblete que derrotó a Contador

Alberto Contador fracasó en su intento de lograr el doblete de ganar Giro y Tour en la presente temporada. Acabó quinto la ronda gala, puesto que no sirve al madrileño, quien solo compite para ser el primero. Es su estilo y su mentalidad.

Sin el botín esperado, el de Pinto, de 32 años, ya piensa en 2016, que puede ser el último año de su carrera profesional. Antes de colgar la bici, tratará de enfundarse en el Tour un maillot amarillo inalcanzable para él desde 2009. En esta edición, curiosamente, todo fue llegar a su terreno, la alta montaña, y entrar en barrena. En la Pierre de Saint Martín Froome le endosó 2.51 minutos. La primera, en la frente. "El riesgo de hacer Giro y Tour tiene estas cosas. Es algo nuevo y a veces no sabes cómo saldrá. Tenía que haber descansado más y no hacer la Ruta del Sur", dijo.

Lejos de enderezarse, la trayectoria de Contador fue a la deriva. Sin fuerzas no hubo reacción y solo con corazón no fue suficiente. Una caída en el Col D'Allos terminó definitivamente con su propósito.

¿Pero qué le ha sucedido a Contador? ¿Fue acertado apostar por el doblete? ¿Se presentó en forma a la salida de Utrecht? ¿Tenía equipo para el desafío? El corredor se sinceró. El error: haber corrido el Giro. "Fue muy exigente y el Astana hizo que me dejara la piel todos los días. La última semana fue de infarto y el cuerpo no ha tenido tiempo para recuperar", admitió.

Respecto al equipo, el Tinkoff acudió al Tour con cinco hombres que compitieron en el Giro y su principal valedor para la montaña, el polaco Rafal Majka, miró más por sus intereses que por ayudar a su jefe de filas en los momentos que más falta hacía. De todo ello dice haber tomado nota para un 2016 en el que no habrá experimentos. El objetivo será el Tour. "Volveré con ambiciones diferentes. El reto será ganar en París y los Juegos de Río, que tendrá un circuito que me puede venir bien", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios