Una liberación

  • Racha rota "Necesitábamos esta victoria, es la 13ª, la sexta fuera; estamos haciendo una buena campaña, pero es un alivio llegar a la Copa con esas sensaciones que buscábamos y no encontrábamos", dice Mateo

La sensación en las entrañas del Pabellón Pisuerga era de felicidad en la expedición cajista. Contenida, pero mucha felicidad. Era necesario el triunfo. "Como el comer", decía Garbajosa. Así también lo vio Chus Mateo, que admitió que su equipo puede jugar mucho mejor, pero que también decía que en el partido de ayer la victoria valía demasiado. Además, el equipo vuelve a ser cuarto tras la derrota del Lucentum en la pista del Gran Canaria. Una manera de ir con otra cara a la Copa.

"La verdad es que el partido ha dado la sensación de que estaba salpicado por los nervios en muchas fases. Había dos equipos con necesidad de ganar, cada uno a su manera, cada uno con sus objetivos. Nosotros luchábamos por recuperar ese sabor tan dulce de la victoria que habíamos perdido en los últimos partidos. Los nervios pesan y ellos también los han tenido. El juego ahora no puede ser fresco, directo y preciso. Hay pérdidas, errores e imprecisiones no entendibles por el público. Hemos tenido un poco más de acierto y es un alivio llegar a la Copa con sensaciones que estamos buscando y ayer tuvimos. Seguimos luchando por ser el equipo de principios de temporada", comenzaba su disertación Chus Mateo, que no tuvo tapujos: "Necesitábamos esta victoria, es la 13ª, la sexta fuera de casa y estamos haciendo una buena campaña. Pero necesitábamos saborear de nuevo la victoria que se nos estaba negando, a veces de manera cruel"

Mateo volvió a ser cuestionado por Fitch, junto a Valters el máximo anotador. "Es importante que anoten, ambos tienen ese rol, especialmente Fitch. Mientras esté a este nivel es un jugador de primer nivel, valga la redundancia. Seguramente con Freeland el que más talento tiene de la plantilla, el que mejor 1x1. Si no está, baja el equipo. Había muchas ganas de ganar, ambos han destacado a nivel numérico", aseguró el técnico madrileño, que cree que puede valer este triunfo para limpiar la mente: "Hemos cometido errores en el pasado, hemos hecho pecados que nos van a costar esa rehabilitación con nosotros mismos. Pero, sin duda, es un partido importante para no llegar a la Copa con una derrota. No ha sido preciosista el juego, pero necesitábamos saborear ese dulce sabor de la victoria". Peric jugó como cuatro un tramo. "Estamos intentando cambiar ciertas cosas y una de ella es esa opción", dijo Mateo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios