La llave está en el Carpena

  • El equipo cajista, que no enlazaba cuatro victorias en la ACB desde noviembre de 2006, jugará la Copa del Rey si gana los tres partidos que le quedan en casa

Una nube de pesimismo cubrió el cielo del Unicaja hace cuatro semanas. La severa derrota sufrida en Vitoria (84-62) el pasado 17 de noviembre dejaba al equipo malagueño en una situación crítica. Desde la decimocuarta posición y con el mismo balance que el penúltimo clasificado (2 victorias y 6 derrotas), los jugadores de Scariolo abandonaron Álava con la sensación de que no volverían el próximo mes de febrero para disputar la Copa del Rey.

Pero ha bastado un mes de competición para que la sensación sea totalmente opuesta. Los triunfos ante el Grupo Capitol, el Fuenlabrada, el Real Madrid y, sobre todo, el del pasado domingo en la pista del Akasvayu, han ascendido al Unicaja hasta la séptima plaza. No ha importado la dureza del calendario. Los de Scariolo han enlazado una racha en la ACB que no se producía desde noviembre de 2006 (cuatro victorias consecutivas, dos de ellas a domicilio), cuando fue capaz de derrotar en el inicio de la temporada pasada a Gran Canaria, Grupo Capitol, Etosa y DKV Joventut.

Ahora, Vitoria no queda tan lejos. Concretamente a tres victorias, que son las que necesita para alcanzar las nueve victorias, históricamente la frontera que marca poder estar entre los ocho primeros al final de la primera vuelta. Así ha sido casi siempre desde que el torneo copero se celebra bajo el sistema de final a ocho. No parece que los dos precedentes en los que se precisaron diez (1996 y 2006) vayan a tener continuidad en esta ocasión.

El equipo malagueño cuenta con la ventaja de tener un averaje generoso (+59 en estos momentos), pero sobre todo, de tener que disputar tres de los cinco partidos que aún le restan en el fortín del Martín Carpena. La llave para jugar la Copa está en casa. Como lo estuvo en el play off por el título de la temporada 2005/2006, la del título de Liga, o en el Top 16 y el cruce de cuartos de final de la pasada Euroliga. Entonces no se falló. Ahora, Barcelona, Gran Canaria y Cajasol vuelven a poner a prueba la fortaleza del Carpena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios