La lluvia desluce los test

  • Rosberg marcó el mejor tiempo, todavía con la pista seca, mientras que Alonso acabó en cuarto lugar · Diez escuderías se dieron cita en el circuito de Jerez

La lluvia fue la protagonista de la primera jornada de entrenamientos de la Fórmula 1 en Jerez, en los que el alemán Nico Rosberg (Mercedes) obtuvo el mejor tiempo (1.20,927) con la pista aún seca, mientras que Fernando Alonso (Ferrari) acabó en cuarta posición (1.22,895).

Diez escuderías de la parrilla se dieron cita en el circuito de Jerez, que contó con la presencia de casi 5.000 espectadores que aguantaron la lluvia para comprobar el debut de Alonso con Ferrari en esta pista.

Sin embargo, para el asturiano, que trabajó con los compuestos de neumáticos para lluvia, al igual que para el resto de pilotos, la jornada no ha dio mucho de sí con el cielo completamente gris descargando lluvia insistentemente desde primera hora.

Aun así, el tráfico fue intenso durante toda la sesión y los equipos centraron el trabajo en los reglajes, neumáticos y puesta a punto de los monoplazas para las condiciones extremas de agua.

Entre los puntos interesantes de la jornada se encontraba el estreno del RB6 del Red Bull Racing. Dicho estreno fue accidentado ya que con el australiano Webber al volante, el nuevo monoplaza sufría su primera parada en pista con fuga de aceite, quizás debido a problemas en el motor.

Asimismo, el equipo Force India también presentaba en sociedad su nuevo monoplaza de carreras con la presencia de todo el equipo en el pit-lane, al igual que el nuevo equipo Virgin que tan sólo completaba cinco vueltas al trazado en espera de una mejoría del tiempo.

El otro incidente lo protagonizó Rosberg, que diez minutos antes de finalizar la primera jornada vio cómo se Mercedes se paraba en la curva de Sito Pons, por lo que hubo bandera roja en pista y se daban por concluidos los test de esta sesión.

Los mejores tiempos fueron los marcados durante la primera hora de sesión y, por tanto, no son significativos dado que eran pocas las vueltas que hasta ese momento habían dado lo pilotos.

Una vez finalizada la jornada, Alonso afirmó estar satisfecho con los test ya que el monoplaza es fácil de conducir sobre mojado. Además, el piloto asturiano reconoció que la lluvia condicionó la sesión de entrenamientos e influyó en el tiempo, aunque se mostró satisfecho por las casi noventa vueltas que ha dado al circuito jerezano, según recogía la página web de Ferrari.

Alonso manifestó que el equipo pudo "recoger un montón de datos que son importantes para la fiabilidad", si bien espera que las condiciones meteorológicas mejoren porque "es importante poder conducir en seco".

Para finalizar, el doble campeón del mundo dijo que "el coche fue muy bien en mojado y es fácil de conducir, por lo que la sensación es buena al igual que en seco. Las sensaciones hoy han sido positivas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios