Gimnasia artística

Una lucha por la superación forjada en un arduo trabajo

  • El malagueño Christian Bazán, de 18 años, se entrena cuatro horas al día para compaginar como internacional competiciones de categoría absoluta y junior

Christian Bazán es uno de esos deportistas que, con 18 años, tiene que compaginar los campeonatos a los que acude como senior con aquellos en los que participa como junior -categoría que le corresponde según su edad-, un trabajo arduo que obliga a este malagueño a tener abiertos tantos frentes como puede. El último logro que Bazán ha conseguido le llegó el pasado fin de semana, cuando quedó primero en la BerlínCup Junior, una competición internacional disputada en la capital alemana y en la que este gimnasta tuvo que verse las caras con deportistas llegados de Japón, Estados Unidos, Alemania o Bielorrusa, entre otros (participaron 19 países).

La puntuación que Christian consiguió en Berlín, 86.250, fue especialmente buena, pues supone la mejor marca que el deportista ha conseguido en su carrera. "Él suele hacer siempre en torno a los 85.000, por eso ha sido tan buena puntuación ésta", explicaba ayer María Dolores Jaime, madre del malagueño.

Que Bazán se está convirtiendo ya en un asiduo en el combinado nacional absoluto es algo innegable, sobre todo cuando lleva desde el año 2006 yendo de forma interrumpida con la selección. La próxima cita a la que el malacitano tendrá que hacer frente como deportista senior será la Copa de España de gimnasia artística, una campeonato que se celebrará en Madrid el 15 de este mes.

Sin duda uno de los objetivos que Bazán tiene en sus manos es acudir al Campeonato de Europa junior, que se celebrará del 5 al 11 de mayo en Laussane. "Él está muy ilusionado por acudir a Suiza, es un buen momento para él y se nota que está trabajando muchísimo", reconocía ayer la madre del deportista.

Y es que para poder acudir a las competiciones de categoría junior y absoluta, Bazán va a clase por las mañanas y después del almuerzo para, a partir de las 17.00, comenzar un entrenamiento diario que se prolonga hasta cerca de las 21.30. Un verdadero sacrificio que está valiendo al malagueño para introducirse en la élite deportiva nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios