Cuando la luz del sol es un problema en la madrugada de Kazajistán

Que amanezca en Kazán a las 03:40 tiene más inconvenientes que ventajas para los deportistas de otras latitudes, especialmente si en las ventanas no se acostumbra a utilizar persianas.

Así lo han constatado los deportistas y los equipos nacionales de diferentes países en sus primeros días en la ciudad. En la villa de atletas o en los hoteles, las ventanas carecen de persianas y la luz se filtra desde antes de las cuatro de la mañana. La solución más socorrida es la utilización de antifaces, pero difícilmente se soluciona el problema.

En el equipo español las primeras que se encontraron con la sorpresa fueron las nadadoras de natación sincronizada. Las nadadoras tuvieron que recurrir al ingenio y se hicieron con bolsas negras de basura para tapar las ventanas y fijarlas a los soportes de las cortinas con cinta americana.

Las siguientes en llegar a la villa olímpica fueron las jugadoras de waterpolo, quienes copiaron la solución con una mejora: añadieron unas mantas para que el sistema fuera más opaco. Ahora, con la llegada del equipo de natación, la situación se ha repetido y Melani Costa optó por la misma opción: "Amanece tan temprano que los gallos se han mudado. ¿Solución? ¡Bolsas de basura!", publicó la mallorquina en su cuenta en Twitter.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios