El mejor regalo para Preciado

  • Novo acerca al Sporting a la permanencia y suma una carga emotiva para el técnico

Un solitario tanto de Nacho Novo dio al Sporting la victoria sobre el Espanyol, con la que se acerca a la permanencia, y que le sirvió para homenajear a su técnico, Manolo Preciado, que cuatro días antes había perdido a su padre. En un encuentro marcado por la carga emotiva alrededor del técnico, al que sus jugadores fueron a abrazar tras conseguir Novo el tanto de la victoria, el Sporting volvió a mostrar su eficacia como local, la que le ha permitido mantenerse en la zona media en la segunda vuelta. El primero en acercarse al área rival fue el Sporting cuando ni siquiera había transcurrido el primer minuto de juego en un centro de José Ángel que remató Barral y que hizo que el balón saliese por encima de la portería de Kameni. La réplica visitante no tardó en llegar en un contraataque de Osvaldo que cayó en el área y que le llevó a reclamar penalti.

El Espanyol dominó el juego y suyas fueron las llegadas más claras merced a balones largos a la espalda de la defensa rojiblanca para Osvaldo o Iván Alonso y también con cambios de banda, pero la defensa local estuvo siempre muy atenta y resolvió con cierto, aunque a veces también con apuros.

Al borde del descanso, el Sporting tuvo su mejor ocasión en una jugada personal de Diego Castro, que dribló a su par y casi desde la línea de fondo dispara, sorprendiendo a Kameni que tocó lo justo, y Galán acabó despejando el peligro. Los primeros 20 minutos de la segunda parte fueron de dominio visitante pero sin crear peligro ante Sporting sin ideas y más preocupado de defender que de atacar y el resultado fue que el juego se resintió de cara al espectador. Pero Preciado decidió hacer un cambio dando entrada a Nacho Novo por un Andrés Castro que se había desgastado mucho ya que era de los primeros en defender la salida del balón desde la defensa espanyolista. Este cambio resultó decisivo porque fue Novo en uno de los primeros balones que tocó el que permitió adelantar a su equipo. El gol llegó en una jugada de mala suerte por parte del Espanyol, ya que Raúl Rodríguez despejó hacia atrás un centro sin peligro y el balón llegó a Nacho Novo que tocó lo suficiente para despistar a Kameni.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios