Tres modelos más a seguir

  • Peragón, Carpintero y Gaitán no se quejan por la falta o pérdida de minutos pensando en el grupo

En el vestuario del Málaga esta temporada sólo vale una premisa: cumplir el objetivo común. Los jugadores han dejado atrás cualquier personalismo en beneficio del grupo. El ejemplo más diáfano de ello lo dieron ayer Peragón, Carpintero y Raúl Gaitán, o lo que es lo mismo: el jugador que más goles mete por minutos disputados, uno de los más habituales que ante el Granada 74 probó el banquillo por primera vez y el tercero del plantel que menos ha jugado.

"Esto es cuestión de momentos. Lo importante es lograr el objetivo final. No podemos jugar todos. La competencia es buena y yo mantengo la misma consigna: me da rabia no jugar pero las decisiones son así, queda seguir trabajando, porque el objetivo final lo merece", decía Peragón, al que se le unía Gaitán: "Para mí no fue una sorpresa no jugar el otro día. Yo trabajo al 100 por cien, lo que tendré que hacer ahora es dar el 200 por ciento. En este trabajo te llevas alegrías y palos, hay que mirar el conjunto y el bien de todos". Y Carpintero secundó la tesis de sus compañeros: "Somos 23 ó 25 y todos merecen jugar, tenemos que arrimar el hombro porque en este barco vamos todos. Habrá partidos para todos. El objetivo es ganar el siguiente partido, porque no se sabe qué puntos te garantizan subir. Lo que vale es cumplir el objetivo, no los puntos que se consiguen".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios