Una mujer para el consenso

  • El nuevo presidente de la RFET, Fernández-Lareda, presentará a Conchita Martínez como nueva capitana del equipo español hasta final de temporada

La Real Federación Española de Tenis (RFET) nombró a Conchita Martínez como nueva capitana del equipo de Copa Davis y dirigirá ya al conjunto español en la eliminatoria contra Rusia, en Vladivostok, del 17 al 19 de julio, en el intento por volver al Grupo Mundial.

La RFET confirmó el nombramiento de la ex tenista por medio de un comunicado en el que destaca el ofrecimiento del puesto "hasta final de temporada" y la posterior aceptación de la que fuera campeona de Wimbledon en 1994. "La RFET ha buscado la mejor solución para afrontar el complicado reto que en pocos días afrontará nuestro país, y ha constatado que en su propia estructura contaba ya con una profesional que goza del respeto y consideración de los jugadores y cuya trayectoria deportiva avala su capacitación para esta responsabilidad", afirma la nota de la Federación Española.

Conchita Martínez, que también es capitana del equipo de Copa Federación, ya ha mantenido conversaciones con los tenistas españoles y dará a conocer mañana el cuarteto elegido para enfrentarse a Rusia en la eliminatoria de ascenso a la elite de la Copa Davis. "La Federación quiere agradecer el sentido de la responsabilidad de Conchita, aceptando este reto en un momento complicado, una nueva muestra de su determinación y compromiso tantas veces acreditado con el tenis español", indica el comunicado.

El nombramiento de Conchita Martínez aplaca la crisis abierta en el tenis español, acentuada con la designación de Gala León como responsable de la Copa Davis por el entonces presidente Jose Luis Escañuela, que tuvo que dimitir de su cargo el pasado jueves. Sin embargo, el nuevo mandatario de la RFET Fernando Fernández Ladreda destituyó de su cargo, veinticuatro horas después, a Gala León, que se marchó sin llegar a dirigir al combinado español en compromiso alguno tras nueve meses en el cargo.

Finalmente, y después de casi un año de conflictos, el nombraiento de Conchita Martínez debe llevar el sosiego al tenis español y acabar, de paso, con el debate sexista. En este sentido, tanto el ex presidente José Luis Escañuela como Gala León aseguraron que el rechazo del nombramiento de ésta, en septiembre de 2014, era por ser mujer, algo que siempre negaron los jugadores, que siempre pidieron cambios urgentes en la RFET.

De ganar, el equipo español jugaría la repesca, del 18 al 20 de septiembre, tras un sorteo en el que quedaría emparejado con los perdedores de la primera ronda del Grupo Mundial y los ganadores de las zonas. En caso de derrota ante Rusia, España recibiría a Dinamarca, del 18 al 20 de julio, por la permanencia.

Volver a la élite es el reto que dirigirá Conchita Martínez, la única tenista española que ha conquistado Wimbledon hasta la fecha y que pasará a la historia también por ser la primera seleccionadora que logró aglutinar las capitanías de la Copa Federación y la Copa Davis.

Nacida en Monzón (Huesca) hace 43 años, la aragonesa se convirtió en uno de los referentes del tenis nacional femenino desde que en 1988 debutó como profesional y ganó su primer torneo en Sofía. Un año después su portentoso golpe de derecha y único revés a una mano ya la situaron entre las diez primeras del mundo. Ganó cinco títulos de Copa Federación en diez finales disputadas, además de tres medallas olímpicas (plata en dobles en los Juegos de Barcelona 1992, (con Arantxa Sánchez Vicario), bronce en dobles en Atlanta 1996 (repitiendo pareja) y la de plata también en dobles en Atenas 2004 (con Virginia Ruano).

Pero si algo brilló con fulgor incomparable en su carrera fue el título de Wimbledon en 1994, al vencer en la final a la estadounidense Martina Navratilova, su ídolo, el 2 de julio de aquel año por 6-4, 3-6 y 6-3, impidiendo así que la zurda de origen checo ganase su décimo título individual en el All England Tennis. Fuera de Wimbledon, el tenis de Conchita Martínez no tuvo la recompensa que buscaba. En 1998 cayó en la final del Abierto de Australia ante la suiza Martina Hingis y dos años después, en Roland Garros, alcanzó su tercera final de un Grand Slam batiendo por primera vez en cinco años a Arantxa Sánchez Vicario en semifinales, aunque luego cedió por el título ante la francesa Mary Pierce.

Se retiró en abril de 2006 y el 17 de diciembre de 2012 tomó el relevo de Arantxa Sánchez Vicario, con la que comparte el Premio Nacional del Deporte Reina Sofía, como capitana del equipo español de la Copa Federación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios