"Este es un mundo de hombres, pero cada vez somos más entrenadoras"

  • Desiré Bueno dirige al Campillos, líder de la División de Plata del fútbol sala femenino · "La directiva está dispuesta a asumir los riesgos y llevará a cabo las gestiones necesarias en caso de ganar el título", explica

Comentarios 1

El Campillos, uno de los equipos malagueños de la División de Plata del fútbol sala femenino junto al Atlético Torcal, vive días de gloria. Nadie pensó en ningún momento del pasado verano, cuando se ascendió de categoría, que el club estaría donde está: líder incontestable del campeonato, con 12 puntos de ventaja sobre el segundo y con un balance de 14 victorias y sólo dos derrotas. Una situación inesperada por todo el mundo, incluida la entrenadora del Campillos, Desiré Bueno: "Nadie podía prever esto. El equipo era nuevo, con siete fichajes y pocas jugadoras de la campaña anterior. El objetivo era formar grupo y conseguir la permanencia, pero las cosas han ido de otra manera y estamos arriba".

No obstante, varias son las claves de la buena marcha del conjunto, según su preparadora. "El principal motivo es que mis jugadoras se han enchufado desde el principio a la competición", dice Bueno, que añade: "Además, los refuerzos nos están ayudando mucho. Gracias a ellos se ha podido crear un equipo que aúna experiencia, rapidez y gol".

Además, la renta podría convertirse en casi definitiva este próximo sábado, cuando el Campillos reciba en su pista a su inmediato perseguidor, el Comarca de Níjar, al que ya vencieron en la ida por 2-7. "Febrero está siendo duro, pero hay que aceptarlo. Aun así, allí ganamos y no nos pareció un equipo muy fuerte, pero cada partido es un mundo. La suerte es que jugamos en casa y ahí estamos invictas", relata la malagueña.

Con el objetivo de la permanencia más que cumplido, el título de liga se postula como el próximo reto debido a su cercanía, pero la actual situación económica y la mayores exigencias deportivas en la División de Honor podrían dar al traste con el sueño de la entidad. No obstante, Bueno adelanta que se luchará para que haya un conjunto malacitano en la máxima categoría del fútbol sala femenino: "La directiva está dispuesta a asumir los riesgos y llevará a cabo todas las gestiones necesarias en caso de ganar el título. Aunque yo prefiero no pensarlo, ser profesional e ir paso a paso".

Ya son varios años los que Bueno emplea al fútbol sala, en el que comenzó como jugadora. Una lesión de rodilla le apartó del parqué, aunque no de su pasión. "Cuando me recuperé vi que no podía hacer las mismas cosas y quise vincularme de otra manera", explica la entrenadora del Campillos, al que llegó hace cuatro temporadas: "Al principio de hacerme cargo del equipo compaginé el entrenar y jugar. Después, sólo me dediqué a estar en el banquillo y hasta hora. Todos los años hemos conseguido el ascenso".

No obstante, pese a los éxitos logrados, Bueno considera que el fútbol sala todavía sigue dominado por el colectivo masculino. "Este es un mundo de hombres, pero cada vez somos más entrenadoras. Ni siquiera en el femenino somos muchas, pero cada año se incorpora alguna". Sin embargo, esta situación debería cambiar, según la adiestradora: "Creo que no tiene nada que ver tener a un hombre que a una mujer como entrenadora. Con una mujer se establecen más vínculos, puedes transmitir mejor lo que quieres".

Lo mismo opina Bueno sobre la percepción existente de la superioridad del hombre en el fútbol. "La única diferencia entre nosotros es el físico, pero eso no quiere decir nada. Yo dirijo a jugadoras mejores técnicamente que cualquier hombre", sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios