El muro del Marbella se derrumbó al final

  • Los de Oli se adelantaron en el minuto cuatro pero no pudieron aguantar el dominio del Écija, que empató cerca del final

El partido entre el Marbella y el Écija fue prácticamente un monólogo visitante desde que a los cuatro minutos se adelantaran los de Oli, que acabaron muy enfadados con el arbitraje ya que los astigitanos dispusieron de innumerables faltas al borde del área e incluso un penalti más que dudoso, que Ávila acertó a detener. Al final del partido, cuando sólo quedaban dos minutos y precisamente en un libre directo, la escuadra sevillana consiguió el empate por mediación de Robert.

Desde el arranque, los costasoleños intentaron poner mucha intensidad al juego, con una fuerte presión en la línea medular que no tardó en dar sus frutos. Jabuti robó un balón en la frontal del área de los visitantes, avanzó unos metros y soltó un zurdazo envenenado y ajustado ante el que nada pudo hacer el meta Zigor. El partido se le ponía de cara al conjunto que dirige Oli.

A partir de ahí, los locales lo tuvieron clarísimo. El equipo se echó atrás, cerró espacios y trató de salir a la contra. Y a punto estuvo de salirles muy bien, pues sólo dos minutos después de ponerse por delante en el marcador Christian se internó por la parte izquierda del área en acción individual y disparó cruzado y ajustado al palo opuesto, pero el balón se marchó fuera por poco.

El Écija tomó el mando y no lo soltó hasta el final, aunque en la primera mitad no creó demasiado peligro, más allá de algún disparo aislado a media distancia, sobre todo del delantero Nolito, que apenas inquietó al portero del equipo marbellí.

Sin embargo, los primeros 20 minutos de la reanudación fueron distintos. El conjunto astigitano llegó fácil, con buenos centros desde la izquierda que, primero Requena y después Jano y Pepe Díaz, a punto estuvieron de convertir en gol. Lo evitó un espléndido Ávila, que también detuvo el penalti pitado por el árbitro al cuarto de hora, en una pugna entre el defensa David Mata y, de nuevo, el atacante Pepe Díaz. Fue precisamente el delantero de los visitantes el que lanzó la pena máxima y se encontró, en primera instancia, con el meta local y, después, tras el rechace, con el larguero.

Con la entrada de De Simón en el mediocentro para ayudar a Lolo, Oli consiguió detener al menos en parte el empuje visitante, pero siguió habiendo demasiadas acciones a balón parado para los astigianos, que conseguían crear mucho peligro a través de ellas. Y precisamente una de estas jugadas, al borde del final, fue aprovechada por Robert para meter un centro muy cerrado que nadie llegó a rematar. Ávila, que hasta entonces había sido el mejor de su equipo, se encontró el balón encima y no pudo reaccionar, con lo que llegó la igualada.

No hubo tiempo para más y el conjunto costasoleño vio frustrados sus deseos de ganarle al líder y salir de la parte baja de la tabla. La próxima semana los de Oli visitarán al Melilla, que actualmente se ubica en la parte media de la tabla y que ayer le ganó al Mazarrón como visitante por 0-2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios