"Nos obligamos a continuar buscando Europa para este año"

  • Willy Caballero, radiante por su reciente renovación, apuesta por la ambición aunque pide que se entienda que este "es un equipo nuevo" · "Mi mejor recuerdo es la parada a Borja Valero, la mejor que he hecho"

Comentarios 1

Wilfredo Daniel Caballero Lazcano es muy querido entre la afición. Tiene un cántico propio y el respeto que le han dado sus paradas. Y ni siquiera lleva un año de blanquiazul. Si nada lo interrumpe, cumplirá 35 años en Málaga. Una edad de retirada para un jugador de campo, madura para un portero. Si en poco tiempo aquí ya es de los más respetados, su reciente renovación invita a pensar que con el tiempo será uno de los pesos pesados. Para entonces, no se imagina sin facturar los guantes por los aeropuertos europeos.

-Cumplirá 35 años en el Málaga. ¿Lo veía posible?

-No lo pensaba. Ojalá sea así. Uno nunca piensa que lo que planea o lo que firma lo va a cumplir porque pasan muchas cosas en la vida de un futbolista. Se renovó la semana pasada y tanto yo como mi familia estamos felices. Ahora a pensar en hacer las cosa bien este año. Lo importante es el presente, pensar como si sólo tuvieras un año de contrato.

-Su vida ha pasado de cerrársele dos veces la puerta del Málaga a casi tener aquí el retiro.

-¡Es increíble! Lo que cambió mi vida futbolística en tan poco tiempo, ni siquiera un año, es tremendo. Pensaba que no podía dejar esa oportunidad del Málaga. Llevaban dos años siguiéndome y veía que nunca pasaba y que me quedaba en Segunda. Y estoy compitiendo con jugadores que veía por la tele y ahora son mis compañeros.

-Con tantos años por delante, no concebirá el hecho de no jugar en Europa con el Málaga.

-El objetivo de Europa es para este año. Ojalá lo consigamos. Sabemos que es duro porque es un equipo casi nuevo, pero tenemos esas ganas, nos motivamos y nos obligamos a seguir buscándolo.

-El club pide paciencia con el proyecto, pero ¿no le parece que la Liga ofrece este año una opción muy buena para meterse en Europa?

-Arrancamos de buena manera y en los últimos partidos no hemos sumado, si no estaríamos muchísimo mejor. Es normal que la afición esté ilusionada porque se hizo una gran inversión y vinieron jugadores de calidad y nosotros lo entendemos. Ahora nos corresponde a nosotros desde dentro seguir sumando puntos, más este domingo ante un rival directo.

-Ya ha vivido mucho con el Málaga, pero vivirá su primer partido ante el Sevilla en La Rosaleda.

-Ya sé lo que supone para la ciudad este derbi. Jugué de visitante. Ahora espero que el resultado sea bueno para nosotros. Cuando uno está en un equipo, lo que más desea es jugar los derbis, los clásicos, así que ojalá La Rosaleda esté superllena y pitando desde el primer minuto porque ese partido es una final para nosotros.

-No es un derbi como tal aunque sí un partido especial.

-No hay esa cercanía en la ciudad, pero sí la pasión de las hinchadas y lo que generan los clubes. Nos lo tomamos como si fuera un derbi de la misma ciudad y como un partido que hay que ganar sí o sí.

-Pasemos a repasar momentos puntuales tras casi un año. ¿La parada a Borja Valero fue la mejor?

-Es mi mejor recuerdo porque valió también para ganar los tres puntos. Desde que estoy en Málaga, es la mejor parada, sin duda.

-¿Lo peor el gol de Benzema?

-Eso y la expulsión ante el Levante tienen su cosa, pero la de Benzema es una jugada que nunca pasa. Te pasa una vez y te quieres morir, pero esto sigue. La magnitud de un error así es impresionante y uno nunca quiere que le pase, pero le sucede a la mayoría de los porteros. Tenemos que estar predispuestos a levantar la cabeza enseguida.

-¿El cariño que recibió de la ciudad demostró lo integrado que está?

-A integrarte ayuda el trabajo y la gente del club. Los utilleros, los que están cerca del vestuario, esos te integran rápido. Y luego la afición, tanto cuando defiendes los colores del Málaga como cuando te los cruzas fuera. Eso es lo que más te ayuda y más te motiva para hacerlo lo mejor posible.

-En La Bombonera ha notado el estadio temblar. ¿Qué le ha dado La Rosaleda que no haya vivido allí?

-La Bombonera lo tiene todo. Entra mucha gente y al no tener butacas la gente cuando salta te hace mover el piso. Se canta todo el rato. Es diferente, pero esta es una de las mejores aficiones que he visto en España. He andado por casi todos los estadios de Segunda y algunos de Primera y creo que el apoyo que da la afición del Málaga en los malos momentos, que es cuando peor se trata a los jugadores, es para darles un diez. Y en los medianos y en los buenos momentos nos está tratando muy bien y aprieta como toda hinchada tiene que apretar para que su equipo gane. Sí, le pondría un diez a la afición del Málaga.

-Además, usted tiene su cántico particular.

-Eso es algo que me da risa y alegría. Nunca me habían cantado. Bueno, en Elche, de tanto tiempo que anduve por allí sí que me cantaban, pero no con tanto ritmo como acá.

-¿Cristiano o Messi?

-Desde fuera creía que era Messi y ahora que me enfrenté, sin duda Messi. Tiene más variantes a la hora de definir y de desequilibrar y una carrera más corta. Hace cosas increíbles con el balón de los pies.

-¿Qué guardameta le ha sorprendido más?

-Víctor Valdés. Siempre vengo diciendo que Casillas es el mejor portero, pero a mí Valdés me sorprendió mucho.

-La crítica más generalizada en torno al equipo es que no se ve una idea de juego clara. Desde su posición privilegiada en el campo, ¿cómo lo ve?

-Es normal y entendible todo lo que opinen los aficionados, pero son rachas y hay que cortarlas jugando bien o jugando mal. La gente no se acuerda de cómo ganamos el día de Mallorca, se acuerda cuando las cosas van mal y, si no se juega bien, más. Pero hemos jugado bien y no conseguimos resultados, como el día de Osasuna. Ojalá podamos conseguir las dos cosas, pero ahora mismo lo más importante es ganar.

-¿Y por qué cree que el equipo no está jugando bien cuando el año pasado sí lo consiguieron?

-Pero éste no es el mismo equipo. Llegaron muchos nuevos y también hubo lesiones y demás... Hay que saber adaptarse a todos los equipos, no todos te juegan igual. Del año pasado a éste ha habido un cambio tremendo. Ahora los equipos nos esperan mucho más atrás y tenemos que ir a buscar los partidos, ya sea como local o como visitante. A todo eso nos tenemos que adaptar y teniendo más cuidado, porque ahora dominamos más la pelota y nos atacan menos. Hay que estar más ordenados en defensa para que no nos creen tantas ocasiones.

-¿Qué han sentido al ver de nuevo a Baptista por el vestuario?

-Muchísima alegría. Lo necesitamos dentro y fuera del campo. Impone mucho tenerlo en el vestuario. Sabemos lo que dio, lo que puede dar y ojalá se recupere.

-¿Y a Santi Cazorla por qué se le ve tan triste?

-¿Triste? No sé, yo lo veo muy contento en el vestuario. A lo mejor le falta ese puntito para que todos estemos más alegres, más arriba y más tranquilos en la zona de acceso a Europa. Pero lo veo bien, es un tipo muy alegre.

-Pero en el terreno de juego no parece el mismo futbolista que todos conocíamos.

-No sé, pregúntele a él. Pero en el vestuario, que es donde respira el equipo y se conoce a las personas, lo veo bien. En los partidos lo veo haciendo cosas, pero nos están faltando ocasiones de gol y eso es lo que necesitamos para empezar a ganar partidos otra vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios