A olvidar el estigma del Mundial

  • Argentina, Brasil, Inglaterra, Francia e Italia pretenden hacer borrón y cuenta nueva

Excepto para España, campeona del mundo, Sudáfrica 2010 sigue siendo un recuerdo doloroso que obligó a muchas selecciones a cambios y revoluciones de cara ya a los próximos grandes eventos. Apenas un mes después del final del Mundial, las selecciones europeas enfrentan entre hoy y mañana amistosos que medirán la resaca -mayoritariamente dolorosa- de Sudáfrica y que servirán para ponerse a tono.

Por su parte, los gigantes sudamericanos, Brasil y Argentina, inician el camino hacia la Copa América del próximo año y el Mundial de 2014, aunque la albiceleste, a diferencia de Brasil, aún está en una fase de toma de decisiones.

Los grandes del fútbol mundial reemprenden la marcha tras la experiencia de Sudáfrica en una fecha incómoda debido a que los clubes europeos están en plena pretemporada, lo que ha provocado polémicas y que equipos como Alemania apuesten por selecciones B.

En Italia, después de la fracasada campaña en Sudáfrica, Cesare Prandelli debuta tras sacar a nueve mundialistas y meter a los polémicos talentos Mario Balotelli y Antonio Cassano, además del ariete de origen brasileño Amauri.

Francia por su parte, afronta el primer partido tras la revolución francesa. Laurent Blanc inicia su era después del tormentoso final de la de Raymond Domenech, pero lo hace aún marcado por los escándalos en Sudáfrica: como castigo, ninguno de los 23 mundialistas estará en el equipo que se enfrente en Oslo a Noruega. Nuevos jugadores, y hasta nuevo presidente de la Federación. Pero sigue la polémica. Blanc cuenta con Benzema pese al escándalo en el que está envuelto.

Inglaterra no estrena nuevo entrenador. Sigue Fabio Capello, que parece haberse tomado en serio la idea de rejuvenecer al equipo. Para el partido contra Hungría, el italiano lleva a dos jóvenes jugadores del Arsenal, Wilshere y Gibbs.

Mientras, Argentina afronta en Irlanda su primer partido tras la renuncia de Maradona y Brasil juzgará en Estados Unidos hasta que punto la revolución de Menezes es efectiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios