El orden, el arma almeriense

  • Nuevo punto para el equipo andaluz en el difícil Ono Estadi

El inalterable orden impuesto por el Almería y la falta de acierto abocaron el encuentro entre el Mallorca y el equipo andaluz a un final sin goles y un reparto de puntos que apenas aclara el panorama balear.

El empate, sin embargo, alimenta la trayectoria del conjunto rojiblanco, que contempla su paso por la máxima categoría desde alturas insospechadas.

El equipo de Unai Emery acaparó el dominio del juego después de un inicio que desveló ciertas intenciones locales. Como la de Ramis, que sacó bajo palos Bruno o las desbaratadas por la zaga almeriense antes de que Güiza o Trejo rentabilizaran sus opciones.

En un partido abierto, con rápidas transiciones en la zona ancha, las defensas tuvieron que emplearse a fondo. El Almería, con la tranquilidad que le dan los 32 puntos que ha sumado, muy lejos de arrugarse en el Ono Estadi, contragolpeó con gran peligro.

El partido entró muy pronto en una fase de equilibrio, aunque el conjunto andaluz siempre dio la sensación de más peligro ante un rival que no encontraba espacios suficientes para maniobrar.

Tras el descanso, el Mallorca acentuó sus intenciones ofensivas. La zaga visitante se multiplicó para frenar los ataques baleares. Aunque nunca despreció el triunfo el Almería, que a la contra, con más espacios y aprovechando la velocidad en su juego, amenazó el sosiego local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios