El (pen)último reto de Messi

  • Tras ganarlo todo con el Barcelona, el capitán de la albiceleste buscará el primer título con su selección

A la espera de poder completar el 8 de julio de 2018 en Moscú su último y reto pendiente, ganar un Mundial, Messi buscará el sábado dar un paso más en su carrera y lograr la Copa América, el primer gran título con su país.

Cuando Messi ha festejado algo siempre lo ha hecho de azulgrana. Con la camiseta del Barcelona lo ha conseguido todo y varias veces. Con Argentina, la historia ha sido diferente y ante Chile jugará su tercera final tras haber perdido las dos anteriores: la de la Copa América 2007 y la del Mundial de Brasil 2014.

"Ojalá que lo consigamos, estamos con muchísima ilusión", afirmó el protagonista tras derrotar 6-1 a Paraguay en Concepción en las semifinales del torneo continental. Argentina disfruta desde 2004 de un jugador que se ha ido forjando como el mejor del mundo y que, despacio pero seguro, ha ido trasladando su rendimiento en su club a su selección, aunque aún no ha conseguido igualarlo y quizás es imposible, porque los compañeros y el sistema son diferentes.

Pero en la semifinal ante Paraguay se vio a ese Messi que, quizás por haber compartido tanto tiempo vestuario con Xavi e Iniesta, aprendió a asistir a sus compañeros. Algo volcado a la derecha, como en Barça, dio tres asistencias y conectó con Pastore casi tan bien como lo hace con el brasileño Neymar en España. A pesar de no marcar, Messi influye y por ello la albiceleste disputará su segunda final consecutiva tras la de Brasil 2014.

"Estamos haciendo bien las cosas desde hace tiempo y, merecidamente, necesitamos ya poder consagrarnos con un título", expresó Di María, denotando la ansiedad de una selección que, oros olímpicos aparte, hace 22 años que no gana un gran título, concretamente desde la Copa América de 1993. Messi busca, además, la campaña perfecta, ya que podría levantar junto a Mascherano todos los títulos después de conquistar con el Barcelona la Liga, la Copa del Rey y la Champions. "Sería un año bárbaro si pudiéramos terminar levantando este trofeo también. Sería redondear una temporada espectacular", señaló.

En la reciente final europea en Berlín, en la que el Barcelona completó el triplete con un 3-1 ante la Juventus, fue clave al iniciar la jugada del primer gol de Rakitic. De su pierna nació también el disparo que terminó en el segundo y decisivo tanto de Luis Suárez, cuando más sufrían los azulgrana. En las finales de Roma 2009 y Londres 2011 él mismo marcó. En cambio, estuvo más gris (como todos sus compañeros) en la de la Copa América 2007, cuando Argentina perdió por 3-0 ante Brasil en Maracaibo. Y también pasó extrañamente desapercibido ante Alemania en el Mundial de hace casi un año. Ahora tiene su tercera oportunidad, con el hándicap de que no está encontrando la portería rival: no hace un gol en la fase de eliminatorias de un torneo desde hace ocho años, en la semifinal de la Copa América 2007 ante México. Estuvo todo el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Copa América 2011 sin marcar y en Brasil 2014 anotó en la fase de grupos, como en esta edición del torneo americano.

Por ello y mientras espera que llegue una nueva posibilidad de lograr un Mundial, Messi aún tiene cuentas pendientes de albiceleste. "Ojalá me haya guardado los goles para la final, aunque da igual que sean míos o de cualquiera. Venimos de perder una final de un Mundial y tenemos mucha ilusión y muchas ganas de ganar esta final", apuntó Messi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios